Según un estudio la carga rápida no perjudica la vida de la batería

0
389

 

Se habla de que la carga rápida en corriente continua no es lo más recomendable para la batería de un vehículo eléctrico, ya que pierde mucho antes su estado óptimo que en una situación de carga lenta con corriente alterna. Sin embargo, un estudio del Laboratorio Nacional de Idaho (INL) lo desmiente.

 

El estudio, denominado DC Fast, Wireless, And Conductive Charging Evaluation Projects describe una prueba en la que cuatro vehículos Nissan LEAF realizaron en parejas cargas rápidas de 50 kW en continua y cargas estándar a 3,3 kW en alterna. Los cuatro coches realizaron el mismo tipo de desplazamiento urbano alrededor de la ciudad de Phoenix, tuvieron la climatización a los mismos grados y utilizaron el mismo sistema de conducción prefijado por el fabricante. El resultado es que cada par de coches obtuvieron prácticamente los mismos resultados en sus test de baterías.

informecargarapidaint

Según este informe, la degradación de la batería depende más de los kilómetros recorridos que del tipo de recarga efectuada. Para analizar esto se midieron las 4 baterías antes de su uso y después de 10.000, 20.000, 30.000 y 40.000 millas. El resultado final después de las 40.000 millas fue que las baterías que habían sido cargadas mediante cargador rápido habían perdido en torno al 25% de su capacidad de carga frente al 23% de las baterías cargadas con carga estándar. Es evidente que tan sólo dos puntos de diferencia entre uno y otro sistema no justifica el uso de cargas más lentas para mejorar la vida de las baterías, más teniendo en cuenta que los usuarios que adquieran un vehículo eléctrico dentro de 3 años tendrán baterías más longevas y más potentes, y los que compren ahora probablemente cambien de coche dentro de cuatro o cinco años.