El acuerdo anunciado por las dos empresas tiene como objetivo la expansión del mercado del carsharing, una opción natural para el coche eléctrico que Bolloré ya ha explotado con Autolib y en el que Renault puede aportar la experiencia como fabricante de vehículos eléctricos.

En el acuerdo de colaboración se incluyen el desarrollo de nuevas tecnologías y la creación de un nuevo modelo que aunará la experiencia de ambas empresas en el campo de la fabricación de automóviles y de la gestión de flotas de carsharing y la tecnología de las baterías.

Autolib es un proyecto de gran éxito en París y tiene entres sus objetivos su extensión a otras ciudades francesas como Lyon y Burdeos, Indianápolis en Estados Unidos y la expansión asiática. El concurso de un fabricante como Renault, que cuenta con un 30% de la empresa, reforzará la producción del BlueCar, el coche eléctrico que actualmente da este servicio, así como de la nueva variante descapotable y desarrollará un nuevo vehículo eléctrico que se comercializará bajo la marca Bolloré. Por último el pequeño cuadriciclo eléctrico de Renault, el Twizy, se incorporará a los servicios conjuntos de carsharing.

Advertisement

 

Este nuevo vehículo, también destinado al servicio de carsharing será un urbano de unos 3 metros de largo con un diseño interior pensado para tres ocupantes. Heredará la tecnología de las baterías del BlueCar, que le permiten recorrer 200 kilómetros con 20 kWh y la experiencia en la fabricación de automóviles de Renault.

Fuente: AutoblogGreen

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Please enter your name here