Home Informes Combustibles sintéticos, el caballo de Troya de la industria de los combustibles...

Combustibles sintéticos, el caballo de Troya de la industria de los combustibles fósiles

0
combustibles sintéticos
FacebookTwitterLinkedInMeneameWhatsAppEmailShare

La industria de los combustibles fósiles espera que los e-Fuels, o combustibles sintéticos, puedan ayudar a los automóviles con motor de combustión a librarse de la prohibición de venta propuesta por la Unión Europea para 2035. Mientras que algunos sectores afirman que los nuevos vehículos de combustión que funcionan con combustibles sintéticos ayudarán a que el parque de automóviles sea climáticamente neutro, un nuevo estudio de Transport & Environment muestra que solo habrá suficiente combustible sintético para suministrar al 2% de todos los vehículos de Europa.

La producción de combustibles sintéticos, que son químicamente similares a la gasolina y el diésel, todavía estará en su infancia en el momento de la prohibición de las ventas de automóviles de combustión interna en Europa. Solo 5 millones de automóviles de la flota proyectada de la UE, de un total 287 millones, podrían funcionar completamente con combustible sintético en 2035, según el análisis del grupo ecologista Transport & Environment (T&E).

T&E señala que los combustibles sintéticos son un caballo de Troya para que las compañías petroleras y los fabricantes de motores retrasen la transición a tecnologías de cero emisiones. Por ello, el organismo pide a los legisladores de la Unión Europea que resistan a la presión de la industria en la futura normativa de eliminación gradual de vehículos de combustión interna.

Yoann Gimbert, analista de movilidad eléctrica de T&E, dijo: “Los electrocombustibles se presentan como una forma neutra en carbono de prolongar la vida útil de la tecnología de motores de combustión. Pero los propios datos de la industria muestran que solo habrá suficiente para una pequeña fracción de vehículos. Los legisladores deberían cerrar la puerta a este caballo de Troya para la industria de los combustibles fósiles”.

El pronóstico de la industria se basa en los combustibles sintéticos producidos en la UE, pero su proyección incluye el carbono capturado de los emisores industriales y no está claro cuánta de la electricidad estaría certificada como 100% renovable. El número de coches que podrían funcionar con combustibles sintéticos sería aún menor si solo se utilizaran combustibles sintéticos neutros en carbono, es decir, aquellos producidos con energía 100% renovable.

T&E señala también que los planes de la industria para importar combustibles sintéticos climáticamente neutros a gran escala no son realistas, ya que las plantas de producción y los estándares globales para certificar los combustibles sintéticos no existen. Adquirir combustibles sintéticos de otros países también retrasaría los esfuerzos en las economías menos desarrolladas para descarbonizar sus propios sectores de transporte y energía.

Yoann Gimbert apunta: “En Europa, los combustibles sintéticos para automóviles absorberían la electricidad renovable necesaria para el resto de la economía. También es ingenuo suponer que los países en desarrollo, algunos de los cuales carecen de energía para sus necesidades básicas, ahorrarían sus energías renovables para combustibles sintéticos. Los combustibles sintéticos que se fabrican en Europa deben priorizarse para aviones y barcos, ya que la mayoría de ellos no pueden utilizar baterías eléctricas”.

Los combustibles sintéticos no son una solución sostenible

Los combustibles sintéticos también son una solución mucho menos respetuosa con el medio ambiente que los vehículos eléctricos con batería. En concreto, para 2030, un vehículo eléctrico emitirá un 53% menos de CO2 durante su ciclo de vida que un coche que funcione con combustibles sintéticos.

Los combustibles sintéticos también seguirán siendo caros de producir durante algún tiempo, y hacer funcionar un coche con combustibles sintéticos le costará al conductor promedio unos 10.000 euros más durante cinco años que el coste de un vehículo eléctrico.

Fuente: Transport & Environment.

Te puede interesar

 

FacebookTwitterLinkedInMeneameWhatsAppEmailShare

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Por favor introduce tu comentario
Please enter your name here

Advertisement