Málaga: campo de pruebas para el desarrollo ‘Smartcity’

0
379

La ciudad de Málaga es un campo de pruebas para el desarrollo de tecnologías de distribución de redes inteligentes. A través del Málaga Smartcity, un proyecto piloto que hace tiempo encabeza el Grupo Enel, se integran gran variedad de tecnologías innovadoras en la red de distribución eléctrica de la ciudad. El principal objetivo es ofrecer soluciones energéticas integradas que permitan realizar ahorros de energía y reducir el impacto medioambiental de CO2, de acuerdo con los objetivos de la UE para 2020.

En los últimos cuatro años, Málaga Smartcity ha demostrado la viabilidad de un nuevo modelo de gestión energético para las ciudades, al alcanzar con la fase 1 del proyecto los objetivos iniciales de ahorro energético del 20%, la reducción en 6.000 toneladas de las emisiones anuales de CO2 y una mejor integración de las fuentes renovables en la red de distribución.

La fase 2 del Málaga Smartcity, contempla a la ciudad como un campo de pruebas en tiempo real, empleando las tecnologías instaladas durante la primera etapa del proyecto, en la que la red de distribución se configuró como red inteligente. Esas tecnologías permitirán probar el nuevo equipamiento, los modelos operativos y los sistemas de gestión del consumo. La investigación se centrará en análisis de indicadores de eficiencia, operación avanzada de la red, servicios de gestión de contadores a distancia, ciberseguridad y, medidas de ahorro energético para clientes residenciales y de gran consumo, así como edificios, además de la integración de renovables, el almacenamiento y la movilidad eléctrica dentro de la red de la ciudad.

Primera etapa del proyecto

La primera fase de Málaga Smartcity consistió en un proyecto de 31 millones de euros dirigido por Endesa, en asociación con Enel (también participaron otras nueve empresas y varios centros de investigación). Esta primera etapa se desarrolló en el distrito Playa y en ella han tomado parte 300 clientes industriales, 900 de servicios y 12.000 hogares.

Los objetivos se alcanzaron gracias a la óptima integración de las fuentes de energía renovable, al acercar las instalaciones de generación eléctrica a los usuarios finales mediante la instalación de paneles fotovoltaicos en los edificios públicos, el uso de microgeneración de energía solar en una sería de hoteles y la instalación de microsistemas de energía eólica en la zona. También se emplearon sistemas de almacenamiento para que la energía renovable pudiera usarse posteriormente para la refrigeración de edificios, el alumbrado público y el respaldo de la red. Además se reforzó la investigación en movilidad eléctrica, con la instalación de estaciones de recarga y la introducción de una pequeña flota de vehículos eléctricos.

Los clientes residenciales integrados en el proyecto disponen en sus viviendas de los contadores inteligentes desarrollados conjuntamente por Enel y Endesa y que se operan a distancia. Este sistema de gestión remota es el que Endesa está implantando en España.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here