Las Smart Grids podrían racionalizar el uso de la energía según un informe de investigadores de Reino Unido

0
380

Un nuevo informe del Centro de Investigación de Energía del Reino Unido (UKERC) explora el papel emergente de las redes inteligentes en el Reino Unido y presenta una visión de un futuro próximo donde el uso de la energía sería monitoreado en tiempo real, los aparatos electrodomésticos estarían automatizados y Gran Bretaña se impulsaría por un sistema de redes inteligentes.

Los resultados de la investigación del Centro de Investigación de Energía del Reino Unido (UKERC) demuestran que hay interés por esa propuesta tanto en el sector industrial como entre la ciudadanía, pero los beneficios de un sistema de redes inteligentes deberían informarse convenientemente.

El estudio ha sido realizado por un equipo interdisciplinar de científicos del ámbito social, arquitectos, ingenieros y expertos en política energética de las universidades de Westminster, Brunel, Cardiff, Exeter y Nottingham.

La revolución “inteligente”

Los principales desafíos que se deben superar para alcanzar la revolución “inteligente” serían acabar con los bajos niveles de comprensión sobre redes inteligentes, el uso indebido de los datos y la preocupación por los proveedores de energía que controlan de forma remota los aparatos electrodomésticos, así como las dificultades en la predicción de cómo las redes inteligentes se desarrollarían con el tiempo.

“Las redes inteligentes” están diseñadas para transformar la forma en que producimos, entregamos y utilizamos la energía. Sin embargo, se enfrentan al problema del huevo y la gallina; hay pocos incentivos para desarrollarlas hasta que los vehículos eléctricos, las bombas de calor y las energías renovables sean los más utilizados, y a su vez, un desarrollo de estas tecnologías requiere sistemas más inteligentes con el fin de mantener un suministro fiable de electricidad.

Cuatro escenarios futuros

El estudio científico ha sido desarrollado incluyendo la opinión de ciudadanos, creando cuatro escenarios futuros posibles de redes inteligentes: desde un mundo dominado por el gas con poco desarrollo de Smart Grid (“inteligente mínimo”) hasta uno donde las energías renovables y vehículos eléctricos están fuertemente incentivados y desarrollados dando lugar a una red inteligente impulsado por los consumidores (“Inteligente 2050”).

De los escenarios desarrollados, el menos popular fue escenario “inteligente mínimo” con el voto de sólo el 8%. La opción preferida, con el apoyo del 53%, fue el escenario “Groundswell”, que predice un futuro en el que una cantidad significativa de la electricidad es generada por los hogares a través de un sistema comunitario. Los participantes eligieron el escenario de “Groundswell”, porque mostró un fuerte compromiso con las energías renovables (citado por el 68% de los participantes) y se ofreció la oportunidad de reducir las facturas de energía.

Una factura de la luz más barata

El director del proyecto, el Dr. Nazmiye Balta-Ozkan, del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad de Westminster explica que “la red eléctrica del Reino Unido es cada vez más obsoleta y las nuevas tecnologías cambian la forma en que usamos la energía. El mayor uso de las renovables y los vehículos eléctricos requieren formas más inteligentes de gestión de la energía.”

“Las redes inteligentes podrían permitir que los consumidores se beneficien de una factura de la luz más barata y un uso más eficiente de la energía con la integración más eficaz de renovables. Sin embargo, los gobernantes tienen que abordar a largo plazo cuestiones en torno a los riesgos, la innovación y la inversión, así como la equidad de manera que los consumidores vulnerables no estén en desventaja”, añade .

Contadores inteligentes

Los contadores inteligentes que se pueden monitorear y controlar el uso de energía a nivel nacional son bien acogidos por los expertos como una parte importante del desarrollo de redes inteligentes. Sin embargo, la falta de fuertes medidas de protección de datos y privacidad, así como la aprehensión de los consumidores acerca de compartir los datos de energía, fueron vistos como uno de los mayores obstáculos para el futuro desarrollo de redes inteligentes.

También hubo preocupación por que las personas con rentas más bajas no serían capaces de pagar los electrodomésticos inteligentes y las empresas podrían aprovecharse de la clase social más vulnerable. Asegurar que los beneficios de las redes inteligentes repercuta a los consumidores desempeñará un papel clave en su fomento.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here