La movilidad eléctrica en EE.UU.

0
520

Barack Obama se comprometió a alcanzar la cifra de más de un millón de coches eléctricos circulando por EEUU en 2015. Una de las herramientas para conseguirlo son las ayudas a la compra de estos vehículos que allí llegan hasta los 10.000 dólares. Con este tipo de políticas EEUU se encuentra a la cabeza de la movilidad eléctrica.

La movilidad eléctrica en EEUU es una realidad. O al menos lo será en breve. Estados como el de California, y en general la costa oeste, son propulsores de iniciativas dirigidas a este sector, conscientes del proyecto de futuro que supone tanto medioambiental como económicamente.

Una de las más interesantes es  la llamada  autopista eléctrica de la costa oeste (la interestatal I-5) que está contribuyendo al auge de las infraestructuras de recarga. La I-5 se extiende a lo largo de  2.172 km (1.350 millas) desde British Columbia, en Canadá, hasta la Baja California, en Méjico.  La previsión es beneficiar a dos millones de usuarios de vehículos eléctricos en 2020. Es una iniciativa conjunta de las Secretarías de Estado del transporte de California, Washington y Oregón y la ya mencionada provincia canadiense British Columbia. La infraestructura de recarga prevista permitirá su recorrido completo sin utilizar un gramo de image002gasolina. Este proyecto es una inversión público/privada que exige la intervención de las empresas existentes a lo largo del corredor.

El Proyecto está presupuestado en 230 millones de dólares y está promovido por el Departamento de Energía de EEUU.

Además de la intervención de los estados mencionados anteriormente al proyecto contribuyen gigantes automovilísticos como General Motors, Chevrolet, Nissan,  Toyota, Ford, o Mitsubishi,  invirtiendo cada día más en el desarrollo y promoción de sus modelos eléctricos image003e híbridos enchufables. El objetivo es instalar cerca de 14.000 cargadores lentos de 240V y cerca de 400 cargadores rápidos de 480V en las principales ciudades y zonas metropolitanas de EEUU.  Toda esta inversión se espera que genere alrededor de 5.500 puestos de trabajo para el 2017.

El proyecto original data de 2009, y ya en 2010 circulaban por las carreteras de Oregón  unos 1.100 vehículos eléctricos que se apoyaban en los puntos de recarga instalados por este estado. Tenesse había instalado en los restaurantes de la tienda Craker Barrel Old Country varios puntos de recarga a lo largo de 700 kilómetros de carreteras interestatales. Estas estaciones formaron una primera red de autopistas eléctricas. A finales del año pasado el Departamento de Energía contaba con 5.365 estaciones de recarga públicas,  166 más que el año anterior,  casi todas ellas situadas en California.

La empresa AeroVironment es la encargada de fabricar, instalar y gestionar las estaciones de recarga que se ubican sobre todo en zonas comerciales y  gasolineras. Cada estación de recarga tiene un cargador rápido que permite recuperar la energía de la batería en 30 minutos y uno intermedio que requiere entre 4 y 6 horas. Los conductores deben inscribirse en el programa de carga de AeroVironment para disponer de una tarjeta electrónica de pago. La ubicación de los puntos de recarga es fácilmente accesible mediante un teléfono móvil o el  sistema de información ubicado a bordo del coche.

Financiación

Un proyecto de esta magnitud no puede ser abordado sin la aportación de entes públicos y de empresas privadas. Una parte de los fondos necesarios para poner en marcha este  proyecto fueron conseguidos mediante la Ley de Recuperación y Reinversión que tiene por objeto proporcionar un estímulo para la economía de los EEUU a raíz de la recesión económica.

La financiación inicial la puso el Departamento de Energía de EEUU al través del Programa de Energía del Estado. A esta financiación contribuyó también el Departamento de Energía de Oregón. Asimismo colabora en el Proyecto el  departamento de Transporte de EEUU. Pero es también la aportación de los propios conductores y de las empresas privadas lo que hará de este proyecto una realidad palpable.

Todo este desarrollo de la movilidad eléctrica se empieza a notar en el bolsillo de la administración que ha visto reducidos los ingresos procedentes de los impuestos a los carburantes. Para compensar esta caída de ingresos, en Washington por ejemplo, se ha puesto en marcha una medida que grava con 100 dólares al año a los vehículos eléctricos, medida que Texas adoptará en los próximos meses. En Oregón, con tan solo un 1% de población y el 6% de los coches eléctricos de todo EEUU,  el 60% del presupuesto del mantenimiento de las carreteras se recoge de los carburantes. El gobernador ha propuesto un impuesto que grave con 70 céntimos de euro por kilómetro a todos los vehículos que consuman menos de 4,2 litros a los cien.

Si bien es cierto que parece una contradicción, si todo ese dinero revierte en el proyecto de la movilidad eléctrica con la expansión de la infraestructura de recarga y en el mantenimiento de la vía pública, bienvenido sea, si no, sólo será un impedimento más para su desarrollo.

La contribución de Tesla

Hasta ahora no habíamos mencionado a Tesla, el paradigma de la movilidad eléctrica en Estados Unidos. Este fabricante de coches eléctricos ubicado en Silicon Valley, fabricante del Tesla Roadster y cuyo director ejecutivo es el controvertido Elon Musk, ha desarrollado el Tesla Model S, una berlina de lujo totalmente eléctrica que, en el tope de gama puede disponer de hasta 483 kilómetros de autonomía. Pero Tesla no se queda ahí. Esta autonomía se consigue con una batería de iones de litio de 85 kWh cuya recarga puede ser eterna si no se utiliza uno de los 100 supercargadores que tienen previsto tener instalados en 2015 entre Vancúver y San Diego, Miami y Montreal y Los Ángeles y Nueva York. En Europa los primeros llegarán este año. Con ellos se podrá recargar la batería en menos de una hora, gracias a que otorgan una potencia de 90 kW (los sistema Mennekes o CHAdeMO llegan a 43,8 kW y 62 kW respectivamente). El 19 de octubre de 2012 se pusieron en funcionamiento los 8 primeros cubriendo la mayor parte del estado de California. Fuente

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here