Informe de mercado. El futuro de la movilidad eléctrica en España

0
400

 

Durante los últimos meses hemos estado realizando entrevistas a algunos de los principales actores del negocio de la movilidad eléctrica para saber de primera mano sus opiniones. En concreto han sido quince entrevistas repartidas entre fabricantes, gestores de carga, instaladores y usuarios que nos han permitido ofrecerles las siguientes conclusiones.

Capricho o necesidad

En la compra de un vehículo siempre hay un claro componente emocional. Si fuera pura razón, nos compraríamos el más barato o incluso nos plantearíamos otras opciones de movilidad. Sin embargo el deseo influye y mucho, como conocen perfectamente los responsables de marketing de algunos fabricantes de automóviles. En cualquier caso, cuando les preguntamos por el vehículo eléctrico (VE), todos comparten que hay algo de capricho y algo de necesidad en la compra. Capricho por ser los primeros en disfrutar de una de estas unidades y necesidad si tenemos en cuenta los condicionantes de sostenibilidad y de responsabilidad medioambiental.

Futuro a medio plazo

Pretender que el sector del automóvil cambie de la noche a la mañana y modifique las pautas adquiridas durante más de un siglo es una falacia. La mayoría de los fabricantes, hasta los que más apuestan por el VE como BMW, tienen claro que el mix de tecnologías es lo que nos espera en los próximos años, y que la movilidad eléctrica, aunque ha venido para quedarse, es una más de este mix. Daimler, Nissan, Renault o Ford piensan que varias tecnologías coexistirán en el tiempo para dar el paso a una movilidad cero emisiones. En definitiva, los fabricantes no se centrarán en una sola alternativa, sino que irán experimentando en diversas soluciones de movilidad en función de las necesidades de sus clientes y de la demanda del mercado.

Más aventurados se muestran los gestores de carga (Repsol, Endesa, Iberdrola, IBIL) en lo que respecta al futuro cercano, y vaticinan bajadas de precio de baterías y aumento de autonomías que harán que la demanda se dispare. Y este punto de inflexión lo fijan para el periodo 2017-2020.

Lo que le falta a la movilidad eléctrica para su despegue definitivo

 

Fabricantes, usuarios, instaladores…. todos coinciden en que la información al usuario y la prueba del VE es fundamental para que el mercado se mueva, pero todos apuntan a diferentes causas, que sumadas nos darían la resolución del problema.

“La clave está en el precio” nos decía AEDIVE, “más apoyo de las Administraciones”, nos apuntaba REPSOL, y “una red europea de puntos de recarga rápida”, abundaba Nissan.

En otra línea se expresaba Mark Gemmel, afortunado propietario de un Tesla model S, quien achacaba la poca demanda a la falta de sensibilidad sostenible que se tiene en España. Sin embargo, estaba seguro de que los españoles nos daríamos cuenta de los importantes ahorros que supone el VE y pasaríamos a ser los primeros en poco tiempo.

Coincidía Luis Valerio, responsable de VE de Renault, quien decía que no era descabellado pensar en cifras de ventas de 50.000 eléctricos en 2018.

Para Endesa además, el empuje de las normativas comunitarias va a ser un factor decisivo en el desarrollo del mercado. Una vez traspuestas, “veremos decenas de miles de unidades vendidas en España en 2020”.

Las normativas restrictivas para los vehículos de combustión sería otra de las opciones que valoraron diferentes entrevistados, aunque por su calado y su carácter poco electoralista no tuvo demasiada fuerza.

Baterías

 

Diferentes proyectos en el desarrollo de baterías hacen pensar a nuestros entrevistados en reducciones de precio de hasta cinco veces y aumento de autonomías de hasta 3 veces. Esto, unido a una mayor vida y a un menor tiempo de carga, serán factores determinantes en la masificación del VE.

Recarga

 

El panorama actual de la movilidad eléctrica, salvo excepciones, está condicionado por la autonomía de los vehículos. Su carácter urbano o periurbano hacen de la recarga vinculada su opción principal, ya que el coche está parado el 80% de su tiempo. Según nos aportaba Renault,  la media de kilómetros de los usuarios de ZOE es de 53 km. al día, con lo que no se hace necesaria una recarga no vinculada. Especial atención a la seguridad en la instalación y a la aprobación definitiva del ITC BT52 pusieron tanto Endesa, como Iberdrola, que ven un elemento esencial para dar soluciones efectivas a los usuarios.

La recarga ocasional pues, se debe limitar a necesidades puntuales y por supuesto debe ser recarga rápida para ser eficiente. No tiene sentido una recarga lenta en la calle. Para BMW, la recarga rápida será una de las cuñas que quitará la ansiedad al cliente.

Tipos de conector

 

El conector es también por el momento un tema relacionado con la unidad de carga vinculada por lo que no le quita el sueño a ninguno de nuestros entrevistados. El uso de puntos de recarga rápida multiproducto solucionará debidamente los diferentes estándares para asegurar la interoperabilidad.