¿Y si Google hubiera comprado Tesla?

0
387

Ocurrió en 2013. Tesla estaba desarrollando el Model S y aunque lograba pre reservas,  finalmente no lograba consolidarlas como ventas reales. Esta crisis financiera obligó a Elon Musk a buscar soluciones que encontró en el gigante de la gran G.

google tesla - 350Por esas fechas Tesla estaba ultimando el desarrollo de su buque insignia. El coche adolecía de de la falta de algunas características que en una berlina de esta categoría deben ser básicas como los sensores de aparcamiento o el control de crucero. La situación acabó siendo desesperada  llegando al límite de que los propios ejecutivos habían escondido la situación real a su presidente. Elon Musk, al enterarse, decidió prescindir de los responsables de varios de sus departamentos, como  ingeniería, diseño, finanzas y recursos humanos y dar una oportunidad a los jóvenes ejecutivos a los que llegó a decir que no le importaba el trabajo que estuvieran haciendo: su nuevo trabajo era la entrega de los coches.

Ante este panorama Elon Musk contactó con Google, a través de su amigo Larry Page, uno de sus cofundadores, a la que ofreció la venta de la compañía por 6.000 millones de dólares con la condición de que Google invirtiera otros 5.000 millones para la ampliación de la fábrica. Exigió garantías a Google y le puso la condición de que no podía disolver la compañía antes de la llegada al mercado de la tercera generación de su proyecto, el que sería destinado a un público más generalista y que hoy conocemos como Model III. Y para ello Elon Musk permanecería al frente de la compañía durante al menos 8 años.

En las semanas siguientes Musk, Page y los abogados de Google se reunieron para negociar los términos finales del contrato, que no terminaba de cerrarse por algunas cuestiones referentes a la financiación que Musk no estaba dispuesto a aceptar. Y en ese espacio de tiempo las ventas del Model S empezaron a dispararse. Tesla empezó a vender miles de coches. Su beneficio trimestral fue de 11 millones de dólares y sus ingresos de 562 millones. Dos semanas después las acciones habían duplicado su valor y Tesla había devuelto el préstamo de 465 millones de dólares al Departamento de Energía de Estados Unidos. Musk rompió las negociaciones con Google.

Si esta historia se hubiera conocido en 2013 nos hubiera extrañado que Google pudiese estar detrás de ella. Hoy ya no es así. Sabemos que Google está desarrollando su prototipo de coche autónomo y que Apple, de la que también se ha rumoreado sobre su posible intención de comprar Tesla, está en la carrera de los coches autónomos.

Los mundos de las empresas tecnológicas y automovilísticas empiezan a encontrar caminos confluyentes. Ya nada puede sorprendernos… ¿O sí?

Fuente: Bloomberg

Historia publicada en el libro: “Elon Musk: Tesla, SpaceX, and the Quest for a Fantastic Future

Ocurrió en 2013. Tesla estaba desarrollando el Model S y aunque lograba pre reservas,  finalmente no lograba consolidarlas como ventas reales. Esta crisis financiera obligó a Elon Musk a buscar soluciones que encontró en el gigante de la gran G.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here