Ganvam cree que la aprobación de la ITC BT-52 ayudará a la popularización del vehículo eléctrico

0
378

Ganvam, la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios, se ha mostrado favorable a la aprobación de la normativa ITC BT-52 el pasado viernes en Consejo de Ministros. Esta normativa sienta las bases técnicas para la instalación de puntos de recarga en viviendas, aparcamientos y vía pública.

Para Ganvam, la aprobación de la normativa ITC BT-52 ayudará a salvar las barreras para su futura popularización ya que según la asociación era uno de los principales escollos con los que se encuentra la movilidad eléctrica. El punto de vista de la asociación es que la media de 80 vehículos vendidos mensualmente es aún una demanda residual en función de las matriculaciones totales, y que para el despegue definitivo de la movilidad sostenible “no basta sólo con la implantación de un poste por cada nueva vivienda unifamiliar o por cada cuarenta plazas de parking púbico, sino que es necesario solventar otros obstáculos y seguir incentivando la compra de estos vehículos con ayudas como las del Plan Movele recientemente agotado”.

Bajo coste por kilómetro

 Ganvam reconoce el bajo coste por cada 100km recorridos (apenas 1,5€) de los vehículos eléctricos, y la considera la opción de movilidad urbana más barata que existe. No obstante, y según la asociación, para que la movilidad eléctrica se convierta en una opción de compra masiva, todavía hay que superar barreras como la poca autonomía o la excesiva duración del tiempo de carga, el principal caballo de batalla para el 46% de las empresas, según los datos del Observatorio del Vehículo de Empresa (CVO) de Arval. 

Confusión de Ganvam

 Como hemos dicho, Ganvam considera que la movilidad eléctrica es la opción de movilidad urbana más barata que existe. Si estamos hablando de movilidad urbana, una autonomía de 170 km. para una conducción en ciclo urbano es más del doble de la que suele hacer un usuario medio diariamente. La recarga vinculada permite al usuario recargar su vehículo en 4 o 5 horas mientras duerme, con lo que la barrera del tiempo de carga no es real.

Otra cosa es que hablemos de movilidad interurbana, en la que con la autonomía actual de las baterías y los escasos puntos de recarga rápida, nos es más complicado movernos sin una planificación previa. Sin embargo, si planificamos nuestra ruta, podemos usar nuestro vehículo casi como con uno de combustible.

Su presidente

 Para el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, “si se superan estas trabas, las grandes empresas y el sector público se fijarán en esta tecnología, actuando como verdaderos motores del despegue del coche eléctrico, ya que al impulsar su incorporación en el parque a través de sus flotas corporativas, serán un ejemplo a pie de calle para los particulares que todavía se lo piensan dos veces antes de hacerse con un eléctrico”.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here