Los historiadores de la ciencia conocen bien la oposición que ofrece la tecnología existente frente a la emergencia de cualquier innovación y cambio, presentando una dura resistencia a la penetración de las mismas. Ejemplos de esta resistencia se vivieron en el período de implantación de la máquina de vapor frente a los veleros, o de la iluminación eléctrica frente a la iluminación por gas. Más modernamente, con la eclosión de las nuevas tecnologías de comunicación y los sistemas informáticos, las obsoletas maquinas de escribir, los telégrafos, y el telefax, entre otros presentaron una tenaz resistencia, hasta ser desplazados completamente.

Para leer el artículo íntegro, pinche en el siguiente enlace

 

Descarga

Advertisement

Leer artículo

 

-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí