ElectroCat, un concurso pedagógico o algo más

0
434

Por segundo año consecutivo, los ayuntamientos de la Riera de Caldes organizan el campeonato ElectroCat, que se celebrará el 20 de junio y que premiará a los alumnos de los institutos de la región que diseñen el mejor vehículo eléctrico a partir de unas mismas especificaciones técnicas

 

ElectroCat es más que un concurso, ya que se trata de que los alumnos trabajen en equipo y sean capaces de desarrollar un vehículo eléctrico y superar una serie de pruebas de evaluación técnica y una carrera de media hora de duración, en la que ganará el vehículo que haga más vueltas al circuito realizando una parada en la zona de “pit lane” para hacer un cambio de baterías.

A diferencia de la primera edición en la que tenían que construir un triciclo, este año, cada equipo deberá diseñar y fabricar el chasis de un vehículo de cuatro ruedas. Según las bases, deberá ser lo suficientemente ancho y largo para ubicar un piloto de al menos 1,7 m de altura y 65 kg de peso.

El objetivo del campeonato es potenciar el trabajo en equipo de los alumnos y fomentar la actividad experimental y creativa como elemento pedagógico. En este sentido, el ElectroCat “pretende ser una plataforma para la captación y promoción de técnicos especializados en vehículos eléctricos “, según detallan sus impulsores.

Segundo año

La prueba será desarrollada por segunda vez consecutiva. La primera edición tuvo 5 participantes y esta ya cuenta con 8 equipos y sus respectivas comarcas. Se trata del Instituto Palau Ausit de Ripollet y el Instituto Pere Martell de Tarragona -que ya estuvieron en el 2014-, la Escuela Técnica Girona Girona, Actividades Profesionales del Vallés y el Centro de Estudios Monlau, CEIR Arco-Villarroel y el Centro de Estudios Roca, los tres de Barcelona ciudad.

Apuesta por el vehículo eléctrico

Este proyecto se enmarca dentro del Centro de Recursos del Vehículo Eléctrico (CREVE), un equipamiento dedicado al desarrollo del vehículo eléctrico, situado en Santa Perpètua de Mogoda. El CREVE dispone de 400 m2 distribuidos en dos plantas. En la primera, se sitúa el taller, que dispone de 200 m2, y en la planta baja se encuentran las aulas para la realización de actividades formativas y otros servicios. Desde el CREVE ofrecen servicios de difusión, promoción y servicios avanzados para el desarrollo del vehículo eléctrico y poder convertirse en un centro de referencia en Cataluña. 

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here