El BMW i3 en el Jarama (VÍDEO)

0
2784

Pedro Puky fue el primer cliente particular que recibió su BMW i3 en España. Hace seis meses publicamos una entrevista con sus impresiones respecto al coche. Hoy volvemos a hablar de él porque su i3 se ha colado en el Jarama para demostrar de lo que es capaz un eléctrico en un circuito.

Si recordáis la entrevista que hicimos en su día podréis comprobar que el i3 de Pedro era blanco (Capparisweis con acentuación BMW i Blau). Hoy el i3 se viste de gala para entrar en el Jarama, vistiendo un traje de vinilo azul brillante metalizado, diseñado por Lupo Car Wrapping, que lo hace todavía más eléctrico.

Nada mejor que las impresiones de Pedro para entender que sintió él de primera mano tras el volante de su i3:

El BMW i3 es más divertido de lo que parece en circuito, muy ligero, de rápidas aceleraciones y deceleraciones. Ayuda mucho su fuerte sistema de retención y penalizan únicamente la imposibilidad de desactivar el control de estabilidad, la geometría de suspensión, un poco alta y medianamente blanda para un circuito y los neumáticos delanteros que son algo estrechos. Quizás  con un poco más de presión podrían marchar mejor. Pero en todo caso, si pensamos por un momento que se trata de un coche eléctrico, es sorprendente y una autentica maravilla“… “Hemos entrado al circuito con 130 kilómetros de autonomía y al salir marcaba 100. Hemos dado 3 vueltas completas que equivalen a 11,5 kilómetros. Los neumáticos se encuentran en estado impoluto, no han sufrido un desgaste visible. Repetiremos esta experiencia en el futuro bajo condiciones aun más extremas”.

“Agradecemos el apoyo recibido por parte de movilidadeléctrica.com que se ha encargado de grabar y editar video y vivir esta prueba única en España junto a nosotros. Igualmente agradecemos a organizadores de este evento en el Circuito del Jarama, Tandas Privadas, por apostar por nuevas tendencias y romper paradigmas establecidos”.

Desde el  asiento del copiloto he de decir que la sensación deportiva se siente en cada curva trazada apurando los vértices. El coche aguanta con aplomo las embestidas de la fuerza centrífuga sin que parezca que se resiente y pida tregua. Al contrario, su comportamiento es noble y en ningún momento da sensación de que pueda hacer algo que no quiera hacer el piloto. En recta la aceleración inicial es la propia de un motor eléctrico de 170 CV, alcanzando con facilidad los 150 km/h a los que está limitado. Al llegar a las curvas el propio sistema de frenada regenerativa del one pedal feeling parece echar una mano a apurar un poco más cada una de las rectas. Al igual que Pedro, desde movilidadeléctrica le agradecemos el habernos proporcionado una experiencia única a bordo de un eléctrico y por su interés por fomentar el uso de este tipo de vehículos. Repetiremos.

bmw i3 jarama cámaras - 700
Cómo una imagen vale más que mil palabras os dejamos con el vídeo de esta experiencia:

 

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here