Usando a diario un Nissan Leaf

0
3221

¿Cómo se comporta el Nissan Leaf como vehículo habitual para los desplazamientos diarios? ¿Cumple con los requisitos para cubrir estos recorridos habituales? Vías rápidas, calzadas urbanas,  carreteras de circunvalación. Os contamos todos los detalles. Galería de imágenes.

Hace ya unos cuantos meses que hicimos una prueba de una semana al Nissan Leaf. Por eso queríamos volver a subirnos al coche eléctrico más vendido del mundo para comprobar cómo se comporta en el día a día. Durante un mes lo hemos estado probando, en un entorno sobre todo urbano y periurbano, para conocer de primera mano las sensaciones que transmite y si cumple con todas las necesidades que debe cubrir un coche que se adquiere para este fin. Os invitamos a visitar el enlace de nuestra primera prueba para consultar las características básicas del Leaf.

Habitabilidad

El Leaf es un coche suficientemente espacioso y con el suficiente equipamiento como para desear que su autonomía le permitiera recorrer muchos más kilómetros, apoyado por una red de recarga coherente y funcional. Esas sensaciones las transmiten la comodidad de la marcha y sus cinco plazas. Las delanteras que, en el que se incluye tapicería de cuero con el nivel de acabado más alto, resultan cómodas y sujetan bastante bien todo el cuerpo. Las traseras son suficientemente amplias para dos personas. El Leaf está homologado para 5 personas por lo que  aunque no muy cómodo, un tercer pasajero puede viajar en el asiento trasero. El espacio para las piernas no es excesivo pero tampoco los desplazamientos son muy largos como para pedirle mucho más. En cualquier caso no son muy diferentes a los de coches de su segmento. En cuanto al maletero no es muy grande, pero sí está a la altura de los coches de su tamaño (370 litros). El pequeño maletín en el que se guarda el cable de recarga no molesta en exceso y no es muy aparatoso. Va enganchado a uno de los laterales del maletero pero es posible soltarlo para situarlo en otro lugar.

 nissan leaf interior - 700

La conducción por la ciudad

El Leaf no pertenece al segmento de los coches urbanos de tamaño reducido y pensados únicamente para trasladar personas con un mínimo de equipaje. Para quien necesite algo más de espacio y algo más de maletero, como por ejemplo para  trasladar un carrito de un niño, puede ser una alternativa muy interesante.

Para conducir en la ciudad es aconsejable utilizar el modo ECO, que reduce la potencia disponible de 109 a 68 CV, y alternar entre las posiciones de retención B y D  y por lo tanto de regeneración. La potencia reducida se nota al pisar el acelerador, puesto que el recorrido de este es mayor para lograr que el coche acelere con mayor ímpetu, pero callejeando no es necesario disponer de tanta capacidad de aceleración y supone un pequeño ahorro energético que se traduce en algo más de autonomía.

El cambio entre las posiciones B y D exige mover la mano derecha hacia la consola central, como si de un cambio con palanca se tratase. Hay quien preferirá no moverlo demasiado y quien lo modificará en cada una de las frenadas que realice. De cualquier forma es necesario acostumbrarse a la retención del coche en cada una de las posiciones para aprovechar lo máximo posible la energía en zonas de bajada, o a la hora de detenerse en un semáforo. De esta manera con un poco de práctica, se puede llegar a recuperar mucha energía sin apenas tocar el freno con el pie hasta el último memento, cuando hay que detener el coche por completo. En efecto, levantando el pie del acelerador el Leaf retiene hasta una cierta velocidad, aproximadamente 10 km/h, a partir de ahí es necesario pisar el freno para logar detenerlo por completo. La función de reptado exige seguir pisando el freno durante la parada si no queremos que el coche avance por sí mismo. El Leaf no tiene opción de modificar este comportamiento. En otros eléctricos no es necesario pisar el freno para detenerse totalmente y además se elimina el reptado. Creemos que las dos opciones son interesantes, y es el conductor el que elige cual le gusta más, por lo que sería una buena idea poder configurarlo en el vehículo, una posibilidad que no parece muy complicada de implementar y que afecta, y mucho, a quien se pasa muchas horas al volante realizando cientos de veces esta maniobra.

nissan leaf marcha - 700

En cualquier caso el resultado de la prueba ha sido  muy satisfactorio. A quien, por autonomía, le encaje el uso de un coche eléctrico se sentirá muy cómodo. La dirección es suave y responde perfectamente a las órdenes del conductor. El acelerador, incluso en modo ECO, responde perfectamente a las exigencias tanto de aceleración como de retención. El cuadro de mandos mantiene una información muy abundante y conveniente. Es práctico tanto para el que solo quiere saber cuanta batería le queda y la autonomía restante, como para quienes queremos conocer medias de consumo, porcentajes de batería, consumos instantáneos y otros parámetros que nos ayudan a calcular la autonomía más allá de lo que nos dice el contador numérico. De cualquier forma cuando un recorrido se repite de forma diaria las indicaciones sobran puesto que el hábito permite conducir de memoria con consumos muy similares.

No todo es bueno en el Leaf. Queremos hacer notar algunos inconvenientes. Echamos de menos que la indicación del consumo instantáneo sea también numérica además de la barra gráfica. que es bastante imprecisa. Es difícil diferenciar si se están consumiendo por ejemplo 15 kWh/100 ó 20 kWh/100. Como hemos comentado antes, para quienes queremos prever la autonomía de la batería en función del recorrido que nos queda, o que estamos realizando, esas cifras son importantes.

En la segunda generación del Leaf el freno de mano eléctrico pasó a ser un freno de pie mecánico que se acciona con el pie izquierdo. Aunque solo sea porque es la segunda generación parece que esto es un paso atrás. Además su uso no es cómodo, puesto que a veces cuesta encontrarlo con el pie izquierdo, tiene un recorrido muy largo, que obliga a mover toda la pierna y las dos posiciones que permite, independientemente de que sea mecánico, son activado o desactivado, lo que exige buscar el pedal con el pie para, por ejemplo, recordar si está puesto o no, y a veces accionarlo por error.

El endurecimiento de la suspensión de la versión europea junto con el aumento de las irregularidades del asfalto de la ciudad y, quizás también, por la influencia de las llantas de 17 pulgadas de la unidad de prueba, hacen que esas irregularidades se transmitan, quizás con demasiada claridad, a los asientos, siendo en algunos momentos, y en algunas calles especialmente castigadas por el bacheado, algo incómodo y muy sonoro. Esto solo ocurre en zonas bacheadas o cuando se pasa un guardia tumbado excesivamente alto. Con un pavimento regular este efecto desaparece.

Conduciendo por carretera

Como decíamos también hemos recorrido algunos kilómetros con el Leaf más allá de las calles de la ciudad, en carreteras periurbanas y autovías de circunvalación. Cuando salimos a la autovía es muy conveniente configurar el modo normal porque el modo ECO no permite pasar de 95-100 km/h y sobre todo adolece de potencia a velocidades elevadas.

La agilidad y respuesta del Leaf en estos casos, a velocidades de 90 ó 100 km/h, es excelente. Su motor eléctrico responde a las solicitudes del acelerador con rapidez y su dirección transmite las órdenes del conductor con eficacia. Hemos podido sobrepasar sin ningún problema los 130 km/h. A esta velocidad se pierde frescura en las aceleraciones pero no se siente falta de potencia.

El consumo por este tipo de vías es muy superior al que obtenemos callejeando, aunque la diferencia de medias entre ambos tipos de vías sería menor si no fuera porque en las primeras no tenemos apenas posibilidad de regenerar con las desaceleraciones y las frenadas.

 

Climatización

Las versiones superiores del Leaf, Tekna y Acenta, llevan climatizador por bomba de calor, mientras que  Visia+ y Visia llevan aire acondicionado convencional por compresor. En nuestra versión Tekna, activar el climatizador a una temperatura de 22ºC ha supuesto una pérdida de entre 5 y 10 kilómetros de autonomía. En cuanto al caudal de salida de aire es suficiente y respecto a la rapidez para lograr climatizar el habitáculo no hemos notado una diferencia muy importante con los climatizadores convencionales.

En cuanto a la calefacción se agradecen las posibilidades que ofrece la opción de volante y asientos calefactados que permiten prescindir en muchos recorridos de encender la bomba de calor y de esa forma ahorrar algunos kilómetros de autonomía.

La recarga

Hemos utilizado en varias ocasiones para recargar el Nissan Leaf la metrolinera situada en el concesionario Citroën de Doctor Esquerdo mientras ha estado en funcionamiento. La recarga rápida que proporciona esta estación permite recuperar el 80% de la batería en menos de media hora o menos, si no se llega con esta muy descargada. Para logar la recarga completa se necesita prácticamente una hora, puesto que la última parte de la recarga es muy lenta. Una avería de la metrolinera en la segunda semana de pruebas, no reparada aun, nos impidió seguir utilizándola, por lo que tuvimos que recurrir al cable de recarga ocasional y a un poste cedido por Unión Fenosa en sus instalaciones.

nissan leaf recarga - 700

Recordamos que las posibilidades de carga del Nissan Leaf son, además de la carga rápida que incorporan todas las versiones:

  • Tekna y Acenta montan: 2,3 kW – 10A  / 3,6 kW – 16A / 6,6 kW – 32A
  • Visia + y Visia: 2,3 kW – 10A  / 3,6 kW – 16A 

El cable de recarga ocasional con conector Yazaki en el lado del coche y schuko en el poste permite recargas de 8-10 amperios. Con un cable Mennekes en el lado de la infraestructura se puede llegar a los 16-32 amperios. En los dos casos es el vehículo el que detecta el tipo de punto de recarga y demanda más ó menos amperaje según la potencia disponible.

Consumos

Durante este tiempo hemos comprobado los consumos del Leaf en diferentes situaciones que presentamos en la tabla siguiente.

consumos leaf - 700

Respecto a la prueba anterior, en la que también hicimos el recorrido habitual, el consumo ha mejorado. Estos fueron los resultados obtenidos:

TABLA_DE_CONSUMOS3

Consumos y autonomías comparados con otros modelos:

autonomias - 700

Enlace a la tabla de datos de consumos

Enlace al perfil y explicación del recorrido habitual

Precios y equipamientos

El Leaf dispone de 4 versiones: Visia, Visia+, Acenta y Tekna. Se puede adquirir con la batería incluida o con la modalidad Flex, que nos permite alquilar la batería. Para consultar los precios de este alquiler, y el resto de opciones disponibles para cada versión es aconsejable acudir al configurador de Nissan o a un concesionario de su red. Hay algunos equipamientos como  el cargador de 6,6 kW (a partir de Acenta), la bomba de calor o el modo B de recuperación que son muy recomendables. El sistema Carwings es interesante sobre todo por la posibilidad de localizar estaciones de carga. Hay quien puede considerarlo muy necesario, pero depende del uso que le vaya a dar cada uno. El resto de opciones como las cámaras de aparcamiento o los sistemas de calefacción en los asientos, son equipamientos interesantes aunque no imprescindibles. Las llantas de 17 pulgadas mejoran la estética del coche a cambio de algo de incomodidad y ruido en zonas bacheadas.

tabla de precios - 700

Conclusiones

Ventajas

  • El tamaño del coche puede ser muy conveniente para quien busque poder transportar a la familia y poder llevar algo de equipaje en el maletero.
  • Recarga rápida CHAdeMO, siempre se pueda recurrir a ella. En algunos momentos es una buena solución.
  • Recarga hasta 6,6 kW en los acabados altos que permite la recarga completa en 3 ó 4 horas.
  • Modos D y B prácticos y bien implementados para lograr recuperar energía.
  • Muy buena insonorización.

Inconvenientes

  • También el tamaño. Para desplazar a una persona por la ciudad es algo más grande de lo necesario.
  • En las versiones bajas lo hay posibilidad de cargar a más de 3,6 kW con lo que no hay acceso a cargas semirápidas y la carga de 0 al 100% puede demorarse hasta 7-8 horas.
  • Con llantas de 17 pulgadas y en calles bacheadas o con badenes se transmite mucho las irregularidades a los pasajeros.
  • Freno de pie incómodo de usar. 

Artículos relacionados:

Una semana con el Nissan Leaf


Galería de imágenes

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here