Carlos Ghosn anuncia nuevos modelos eléctricos para la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi
Nissan Leaf (primera generación) y Renault Zoe

Que cada vez se vendan más enchufables tiene su reflejo en el mercado de ocasión: aumentan las posibilidades para comprar un coche eléctrico de segunda mano. Por eso es importante tener claro en qué hay que fijarse antes de cerrar la adquisición.

Hace unos días analizábamos varios ejemplos reales para valorar si merece la pena (o no) comprar un coche eléctrico de segunda mano. Dijimos que no íbamos a inclinar claramente nuestra balanza ni a favor ni en contra, solo aportábamos datos para que cada uno tomara sus decisiones.

Hoy lo que traemos son recomendaciones para quienes empiezan a considerar la adquisición de un coche eléctrico en el mercado de ocasión.

Con la ayuda de Compramostucoche.es, aquí van cinco consejos para comprar un coche eléctrico de segunda mano y no errar en la elección:

1. ¿Qué uso le vas a dar?

Al comprar un coche eléctrico de segunda mano debes pensar en el uso que vas a hacer de él el 95% del tiempo. Si vas a conducir principalmente de casa la oficina o al supermercado, el coche eléctrico puede ahorrarte mucho dinero en combustible y mantenimiento, especialmente si dispones de un punto de recarga propio en casa y en el trabajo.

Un vehículo eléctrico con una batería pequeña, de entre 30 or 40 kWh, es más que suficiente para hacer salidas familiares y realizar viajes cortos.

2. Comprueba el estado de la batería

Al adquirir un eléctrico de segunda mano es importante que pruebes el coche en las condiciones adecuadas para que tengas una visión realista de su nivel de autonomía.

Para conocer con certeza cuál es la capacidad de carga una batería de segunda mano, lleva a cabo una prueba de conducción que dure lo mismo que una carga completa, o simula un trayecto habitual.

Baterías hechas a medida gracias a la computación cuántica de Volkswagen

Ten en cuenta que a bajas temperaturas la capacidad de la batería es significativamente menor, especialmente con la calefacción del coche y los asientos calefactados encendidos. El uso del aire acondicionado también puede afectar a la capacidad de la batería, aunque con un impacto menor que las bajas temperaturas.

Igual o más importante es conocer el estado financiero de la batería en el momento de compra, ya que no es lo mismo transferir una batería propia que una de alquiler.

  • Una batería propia puede durar muchos años, aunque, una vez toque reemplazarla deberás abonar su coste íntegro.
  • Las baterías de alquiler por su parte tienen un coste fijo mensual, y los fabricantes garantizan su reemplazo cuando la capacidad cae por debajo de cierto límite.

Es importante que midas los pros y contras de ambas baterías, ya que una batería nueva puede costar en torno a 5000 euros, mientras que con una de alquiler deberás abonar el mismo precio mes a mes, independientemente de que la autonomía del coche ya no sea la misma que el primer día.

3. Verifica la autonomía real

Hay varios factores que afectan al radio de acción de un coche eléctrico. En primer lugar a capacidad de la batería. Compramostucoche.es calcula que una batería de 24 kilovatios por hora garantiza una autonomía de entre 80 y 130 kilómetros, mientras que una de 40 kilovatios por hora abarca entre 200 y 280 km entre recargas.

A la hora de probar el coche, comprueba el nivel de la batería antes de arrancar, y mantente alerta a cómo cambian los números si conduces en ciudad o en carretera.

Ten en cuenta que el consumo de la batería en un eléctrico es inversamente proporcional al de un coche con motor de combustión: mientras los diésel o gasolina consumen más conduciendo en ciudad, la batería de un coche eléctrico se agota antes en carretera, ya que la energía liberada en la frenada alimenta la batería durante la marcha.

Kia El Kia Soul Ev

4. Mira en qué estado se encuentra el motor

El motor de un coche eléctrico es más sencillo de mantener que uno de combustión, ya que incorpora menos piezas móviles o de alto desgaste, como son el embrague, los filtros o la correa de distribución.

Al comprar un vehículo eléctrico, es importante llevar a cabo controles rutinarios para comprobar el estado del coche. Presta atención a los componentes de mayor desgaste, como son los neumáticos, la suspensión y los frenos, busca diferencias de color en la chapa que puedan indicar daños previos en la carrocería, y comprueba el libro de mantenimiento del vehículo.

5. Calcula el valor residual

El cálculo del valor residual de un eléctrico es complejo y depende mucho de los años que tenga, la autonomía de la batería y el estado del mercado.

“Es importante tener en cuenta que estos coches tienden a depreciarse muy rápidamente por dos motivos: por una parte, el mercado de los eléctricos es muy reducido en España, y por tanto el número de compradores interesados en uno de segunda mano es pequeño; además, el mercado de los eléctricos está en constante evolución, por lo que su valor puede caer en picado muy rápidamente”, explican desde Compramostucoche.es.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here