Presente y futuro de las nuevos sistemas de asistencia al conductor

0
532

Desde los sistemas de propulsión hasta la conectividad y la conducción automática las nuevas tecnologías embarcadas se están convirtiendo ya en una realidad que el usuario demanda y valora a la hora de adquirir un nuevo vehículo.

Esta realidad la está notando en su facturación Bosch, proveedor de tecnología y servicios, que espera que en 2016 las ventas relacionadas con sistemas de asistencia al conductor superen los 1.000 millones de euros. Así lo ha manifestado Dirk Hoheisel, miembro del Consejo de Administración de Robert Bosch. Hoheisel  también está convencido de que la conducción automatizada será impulsada por el creciente mercado de estos sistemas.

Un mercado creciente

Bosch se beneficia de una gran cartera de productos que van desde los sistemas mecánicos de propulsión, frenado y dirección hasta sensores, sistemas de navegación y soluciones de conectividad dentro y fuera del automóvil. Por ejemplo, el año pasado, Bosch vendió más de 50 millones de sensores de entorno para los sistemas de asistencia al conductor, lo que supuso un nuevo récord y el número de sensores de radar y vídeo vendidos se duplicó en 2014 y lo hará de nuevo en 2015.

En solo 2 años Bosch ha pasado de disponer de una plantilla de 700 ingenieros dedicados a estas tecnologías,  a cerca de 2.000 en la actualidad.

El avance de la tecnología

Los sistemas de asistencia al conductor son la base de la conducción automatizada y, hoy en día, están ayudando a los conductores a  permanecer en el carril, efectuar cambios de carril seguros,  a frenar cuando se enfrentan a un obstáculo y a realizar una conducción semiautomática en atascos.

Desde el comienzo de 2013, diversos prototipos de Bosch conducen de forma automática en la A81 de Alemania y en la Interestatal 280 de Estados Unidos, algo que en 2020 será una realidad.

Para ello, será necesario un cambio en el marco legal. Actualmente, existe una limitación legal recogida en la Convención de Viena sobre Circulación Vial de 1968, en la que se especifica que los conductores deberán mantener el control de su vehículo en todo momento. Alemania y otros muchos países están mandando señales inminentes de cambio en estas normativas. El debate está ya en marcha. Aunque con los actuales métodos un sistema de pilotaje automático tendría que completar varios millones de kilómetros de pruebas reales en tráfico abierto antes de que pueda entrar en fase de producción, Bosch está trabajando también aquí sobre nuevos enfoques.

Aumentar la seguridad y la eficiencia

Cada año, se estima que 1,3 millones de personas en todo el mundo mueren en accidentes de tráfico. En el 90% de los casos, el accidente se puede atribuir a un error humano. Las investigaciones sobre accidentes realizadas por Bosch concluyen que el aumento de la automatización podría reducir las tasas de accidentes de tráfico, incluso hasta en más de un tercio, sólo en Alemania.

La conducción automatizada hace que el tráfico por carretera no sólo sea más seguro, sino también más eficiente. Los estudios realizados en Estados Unidos indican que aplicando las estrategias de conducción predictiva circulando por autopista, puede suponer un ahorro de combustible de hasta un 39%.

Enlace Bosch Mobility Solutions

Fuentes: Bosch

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here