Baterías de níquel para asegurar la autonomía de trenes eléctricos en Brasil

0
443

Las infraestructuras para el transporte en Brasil han crecido enormemente debido a la necesidad de transporte de materias primas y por la organización de eventos como el pasado mundial de fútbol o de las próximas olimpiadas en 2016.

Belo Horizonte, que fue una de las ciudades sede de la Copa del Mundo de 2014 y será también una ciudad sub-sede de los Juegos Olímpicos de 2016, tiene una urgente necesidad de nuevos servicios de movilidad. Hoy la ciudad es el hogar de 2,5 millones de personas, y este auge de la población ha causado una inmensa presión sobre la infraestructura de la ciudad, con altos niveles de congestión del tráfico y la contaminación del aire. Para mejorar esta situación, la ciudad ha creado un plan de movilidad urbana integral (PlanMob BH) con el objetivo de aumentar la cuota de transporte masivo de viajes de pasajeros a un ambicioso 70 por ciento en 2030.

 Nuevos trenes

La Companhia Brasileira de Trens Urbanos (CBTU) ha puesto en marcha diez nuevas unidades del EMU (Electric Multiple Unit) construidos por CAF (Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles, S.A.) y les ha dotado de un sistema de baterías que permiten una autonomía de 90 minutos si hay corte de fluido eléctrico.

Los sistemas de baterías, suministrados por la empresa Saft, están basados en níquel MRx (Níquel Cadmio) y ya han sido instalados en 4 de las unidades. Según José María Carrasco, director comercial ferroviario de Saft, ya es la quinta generación de baterías de níquel cadmio, y tienen la ventaja de ser muy compactas. Cada tren lleva dos baterías de 72 voltios y tienen un peso de 373 kg. cada una.

Estas baterías permitirán asegurar la completa autonomía en las funciones críticas de control y seguridad en caso de una interrupción de la fuente de alimentación principal.

El diseño de las MRX proporciona el máximo rendimiento, fiabilidad y bajo coste total de propiedad (Total Cost of Ownership) dentro de un paquete, de tamaño compacto y ligero, con una batería de bajo mantenimiento que muestra en su tamaño y volumen una de las principales ventajas en comparación con las baterías convencionales. El rellenado con agua se hace de forma rápida y simple gracias al sistema de rellenado de agua integrado.

 Aunque estas baterías en concreto están diseñadas para el mercado ferroviario, el concepto se podría aplicar a instalaciones de autoconsumo con almacenamiento o incluso para subestaciones eléctricas.

 Otras aplicaciones

Según nos comenta José María, Saft desarrolla todo tipo de baterías, incluidas las de litio, para los sectores más profesionales, como satélites, ejército, trenes, etc… y tratan siempre de dar la máxima fiabilidad.

En cuanto a sus avances tecnológicos para el mercado de la automoción, estuvieron unidos durante un tiempo a Johnson Controls y colaboran activamente con la Fórmula UNO, como lo demuestra su desarrollo del KERS (Kinetic Energy Recovery System). Actualmente están trabajando en el Break by Wire, un nuevo desarrollo de aprovechamiento de energía a través de las ruedas traseras de los monoplazas.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here