Ayudas, pero no tanto. El régimen de mínimis afecta a la venta del vehículo eléctrico

0
1253

Según ha podido saber esta redacción, el programa de ayudas al cambio modal y modos de transporte promocionado por IDAE, estaría limitando el desarrollo de la movilidad eléctrica debido al régimen de mínimis al que están sujetas esas ayudas.

El desarrollo del mercado del vehículo eléctrico tiene dos alternativas: el mercado privado y el B2B o mercado empresarial. En el privado interviene más la parte emocional a la hora de comprar el vehículo que en el empresarial, donde la parte racional y económica se convierte en la parte fundamental de la decisión de compra.

Llegados a este punto, hay fabricantes que han enfocado el desarrollo comercial de su producto hacia el mercado B2B por considerarlo más productivo, al menos en el momento en el que se encuentra la movilidad eléctrica, que es considerado un periodo de lanzamiento de una nueva tecnología.

Programas de ayuda

Los programas de ayuda de las administraciones son herramientas destinadas a la consecución de objetivos políticos. En el caso del Programa de ayudas al cambio modal y los modos de transporte, el IDAE afirma en su introducción que “El 25,3% del objetivo de ahorro anual del Plan Nacional de Ahorro y Eficiencia Energética 2014-2020, se alcanzará con medidas en el sector Transporte, mediante actuaciones de cambio modal, movilidad urbana sostenible y planes de transporte al centro de trabajo, junto a las de uso más eficiente de los medios de transporte, como gestión de flotas de transporte por carretera y cursos de conducción eficiente”.

Así pues, IDAE en su resolución del 28 de abril de 2015, publicaba las bases reguladoras y anunciaba un plazo de presentación de solicitudes a la convocatoria desde el 6 de mayo de 2015 hasta el 5 de mayo de 2016 o hasta completar el presupuesto concedido de 8 millones de euros con origen en el Fondo Nacional de Eficiencia Energética

En su Medida 1, Planes de transporte sostenible al centro de trabajo (PTT), se otorgaban ayudas por un 20% del coste elegible, con una ayuda máxima de 200.000€. Como requisito energético se exigía que la actuación generase un ahorro mínimo del 10% respecto a la situación de partida.

Algunos fabricantes habrían podido cerrar operaciones de hasta 100 unidades con un solo cliente y al final no han podido superar las 25.

Problemática

Las ayudas otorgadas se instrumentaban bajo la modalidad de entrega dinerada sin contraprestación, pero estaban sujetas al régimen de mínimis por el cual la ayuda máxima de 200.000€ se establece por un periodo de 3 años en el cual el solicitante no puede pasar de ese tope sumando todas las ayudas bajo la misma modalidad.

La cantidad de 200.000€ supone el 20% de la inversión total con lo que el solicitante debería hacer frente a una inversión de 1M€ para obtener el total de la ayuda. Ese millón de euros repartidos en vehículos con un coste de unos 25.000€ suponen unas 40 unidades (5.000€ de ayuda por vehículo eléctrico).

Freno al desarrollo

Según ha podido saber Movilidad Eléctrica, algunos fabricantes de vehículo eléctrico habrían visto frenada su oferta de venta precisamente por este régimen de mínimis, que hace que el comprador vea limitada su posibilidad de compra a un número determinado de unidades, perdiendo de este modo una gran cantidad de ventas. Así, algunos fabricantes han tenido en su mano poder cerrar operaciones con un solo cliente de hasta 100 unidades que al final no han podido superar los 25 vehículos, precisamente por estar sujetos a mínimis.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here