La transición al hidrógeno

0
419

La Universidad de California ha publicado un nuevo estudio económico que desvela las posibilidades del hidrógeno para convertirse en un combustible viable para la automoción.  El título del informe es bastante sugerente: “La transición al hidrógeno, ¿esta vez es de verdad?”

transicion al hidrogeno pila combustible - 350En el informe, la directora del estudio, Joan Odgen, subraya la situación actual en la que, con más fuerza que otras veces, parece percibirse un fuerte acercamiento a esta tecnología y se pregunta si esta vez es distinto. El estudio analiza la situación actual del hidrógeno y en función de ella el desarrollo que puede alcanzar en un futuro.

La evolución de la tecnología

Los vehículos de pila de combustible de hidrógeno ofrecen consumos y prestaciones similares a los de los vehículos de gasolina. La autonomía ronda fácilmente los 500-700 kilómetros y los tiempos de repostaje están entre los 3 y los 5 minutos. Para lograr disminuir las cifras de emisiones actuales el hidrógeno debe formar formar parte del mix de tecnologías que logren este objetivo junto con los eléctricos, los motores de combustión ultraeficientes y los híbridos enchufables.  Varios de los fabricantes más prestigiosos han mostrado su interés y compromiso con esta tecnología logrando prototipos funcionales y abaratando sus costes.

La infraestructura de recarga necesaria

Igual que ocurre con la infraestructura del coche eléctrico la pila de combustible necesita vehículos para necesitar su infraestructura y viceversa. Pero en su caso es mucho más importante porque estos coches no admiten la carga vinculada. Recientemente asociaciones público-privadas están desarrollando estrategias para el despliegue de estaciones en diversos lugares del mundo. El enfoque más eficiente y que permite proporcionar hidrógeno de forma cómoda y asequible son las estaciones en forma de racimo. El mayor problema es, sin duda, la financiación. La inversión necesaria es muy grande y no únicamente por su retorno sino para superar la barrera que les permita competir económicamente con otros combustibles.

Del estudio se puede deducir que e hidrógeno sería competitivo si, en un ámbito regional, se cumple una inversión de entre 100 y 200 millones de dólares para disponer de 100 hidrogeneras que sirvan a 50.000 coches. Esto está a punto de ocurrir en Japón, Alemania y California. En este último el estado ha entregado 46 millones de dólares para la construcción de 28 estaciones con un compromiso anual de inversión de 20 millones de dólares durante los próximos 7 años. Hyundai ya alquila sus ix35 (Tucson en Estados Unidos). Toyota lanzará el Mirai (antiguo FCV) el año que viene y también está invirtiendo en la infraestructura de abastecimiento y otros fabricantes como BMW, Nissan y Daimler esperan tener sus vehículos en producción en los próximos años. Con estas inversiones el estudio sugiere que se necesitan cinco años para llegar a un coste del hidrógeno de 7,5 dólares por kilogramo y doce para llegar a los 6, precios a los cuales empezaría a ser competitivo. En este tiempo es de suponer que los motores de gasolina van  a seguir evolucionando y serán más eficientes que ahora.

transicion al hidrogeno pila combustible - 700

Ayudas públicas y privadas

Actualmente las ayudas públicas a la investigación, el desarrollo y el despliegue del hidrógeno rondan los 1000 millones de dólares al año lo que estimula la inversión privada llegando a cifras a multiplicarse hasta por 6, según el Departamento de Energía de los Estados Unidos.

Para el desarrollo en todo el mundo de la pila de combustible son necesarias políticas de apoyo dirigidas a los grupos de interés que incluyan subvenciones directas en la compra de los vehículos, ayudas a la instalación de infraestructura de recarga, exenciones de impuestos y regulaciones que favorezcan a los vehículos con emisiones bajas de carbono como carriles de acceso especiales o aparcamiento y repostajes gratuitos.

El hidrógeno baratotransicion al hidrogeno pila combustible - 400

El coste energético y económico de la obtención del hidrógeno es también uno de los grandes retos de esta tecnología. Mediante la técnica del fracking (fracturación hidráulica) se puede obtener a partir del gas natural. El procedimiento consiste en la rotura del terreno mediante la inyección de agua mezclada con algún material de sujeción, para provocar la apertura de las fracturas y la salida del gas. Esta técnica tiene sus detractores por sus efectos negativos sobre los acuíferos o elevado consumo de agua que exige.

Uso de energías renovables para el almacenamiento de hidrógeno

Se están instalando un número creciente de plantas de energía de pila de combustible que son utilizadas como sistemas de cogeneración para almacenar la energía sobrante de la producción renovable. En Japón ya hay decenas de miles de unidades instaladas y en Europa miles planificadas.

Conclusiones

Analizadas las principales tendencias positivas que sugieren que podríamos estar viendo el comienzo de una transición al hidrógeno. Aunque este futuro es todavía muy incierto. El hidrógeno se enfrenta a una serie de retos antes de que pueda ser  implementado como el combustible utilizado por el transporte a gran escala. La cuestión no es solo si los vehículos son viables sino si lo es el flujo económico que lo rodea. Inversores, proveedores de combustible, fabricantes de automóviles y consumidores deben encontrar sus beneficios. Aún así las tendencias actuales son alentadoras y nunca esta tecnología estuvo tan cerca de convertirse en una realidad. Los próximos tres o cuatro años serán críticos para determinar si los vehículos de hidrógeno solamente tienen unos cuantos años de retraso respecto a los eléctricos de baterías o están mucho más lejos.

Fuente: UC Davis, Universidad de California

Enlace al informe

Vídeo: Youtube (UC Davis Institute of Transportation Studies)

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here