Una semana con la Nissan e-NV200

0
994

Si no fuera porque es eléctrica la e-NV200 Furgón no se distinguiría de la versión convencional. El espacio de carga se mantiene intacto y en la cabina varían los mandos de control y las indicaciones del tablero. Por lo demás, si no se necesitan más de 150 kilómetros diarios es una solución ideal para los profesionales.

Es difícil comparar cualquiera de los coches eléctricos que hemos probado hasta ahora con un vehículo de carga como la e-NV200. Ni su comportamiento dinámico ni sus acabados tienen mucho que ver con los de un turismo puesto que su filosofía de uso es otra muy distinta. Aún así hemos querido saber cómo es un vehículo eléctrico pensado para profesionales y si su uso puede ayudarles en su trabajo o por el contrario, ser, en algún momento, un obstáculo para terminar el día.

Evidentemente la e-NV200 no es una furgoneta que pueda usar cualquier profesional. Como todos los vehículos eléctricos la autonomía es su gran hándicap y si el trabajo requiere realizar más de 100 kilómetros al día y si, además, alguno de ellos se realiza por autovía o carreteras de circunvalación, quizás esta no sea la solución ideal. Pero para aquellos profesionales que callejean por la ciudad y que no superan esos 100 kilómetros estamos convencidos que esta furgoneta no solo les convencerá por el ahorro económico que supone, sino por la facilidad de manejo y el buen comportamiento que tiene en el tráfico urbano.

Interior: Zona de carga y cabina

Pero vamos por partes. En primer lugar, como ya hemos comentado, la zona de carga permanece invariable respecto a las versiones convencionales, por lo que aquí no hay mucho que destacar (2040mm de  largo x 1500mm de ancho x 1358mm de alto, 4,2 m3 de volumen de carga y entre 678 y 770 kg de carga). Incorpora dos puertas laterales correderas y una trasera dividida en dos hojas que permiten un acceso rápido y cómodo al interior. La unidad de prueba llevaba montada la mampara de separación entre esta zona y la cabina, un equipamiento opcional en cualquiera de los acabados en los que se vende. Algo que sí hemos echado de menos es la posibilidad de cerrar automáticamente esta zona cuando el vehículo arranca. La única forma de hacer esto es pulsar un botón que tenemos en el salpicadero, pero hay que hacerlo de manera manual. En caso de olvido dejamos nuestra zona de carga abierta y en las manos de algunos de los cacos que pueblan los semáforos de las ciudades.

nissan e-nv200 prueba - 700-2

En la cabina nos encontramos con un espacio también idéntico al de las versiones de combustión pero con un tablero de mandos que se asemeja más al de un Leaf. Evidentemente Nissan tenía que adaptarlo a su motorización eléctrica por lo que los relojes de velocidad y revoluciones se sustituyen, en la esfera central, por un velocímetro digital, un indicador de potencia y recarga, un indicador de carga de la batería y la autonomía restante. En el lateral izquierdo tenemos los testigos luminosos de aviso y en el derecho una pantalla digital en el que se pueden leer la mayoría de los datos e informaciones que nos da la furgoneta: estado de las puertas, ordenador de a bordo, consumos instantáneos y medios, estado del regulador/limitador de velocidad, estado y temperatura de la batería, etc. Esta pantalla es igual a la que monta el Leaf por lo que se pueden consultar sus detalles en el artículo de su prueba. Sí hay un detalle que queremos comentar sobre el indicador de consumo medio e instantáneo. La media viene indicada por un número en kWh por cada 100 Km, que resulta muy útil, pero el indicador de potencia instantánea es una barra muy imprecisa y difícil de leer. Sería mucho más funcional indicar este valor también con un número, tal y como se hace con la media.

El resto del salpicadero lo ocupa la pantalla central que en nuestra unidad incluía el carwings y la navegación por gps. También en este caso es idéntico al que monta el Leaf, por lo que os remitimos al artículo que comentábamos antes para conocer sus detalles.

En cuanto al espacio interior, al tratarse de una furgoneta pequeña, hay sitio para dos ocupantes. Los asientos son correctos para el uso que se les va a dar, sin ninguna característica destacable.  El mando de los espejos exteriores, eléctricos, está situado debajo del volante bastante alejado de una posición cómoda para su uso inmediato.

Los materiales del salpicadero y de las puertas son casi todo ellos plásticos duros con algunas inserciones en tela. Cumplen su función y en general están bien ensamblados.

Características técnicas

El sistema de potencia de la e-NV200 está compuesto por un motor eléctrico asíncrono de 80 kW (109 CV) que es capaz de desarrollar un par máximo de 254 Nm y una batería de iones de litio de 24 kWh de capacidad que funciona a 360 voltios. El cargador de a bordo de corriente alterna  permite recargas de entre 2,3 kW y 3,6 kW y opcionalmente de 6,6 kW. Existe la opción de incorporar carga rápida bajo estándar CHAdeMO de hasta 50 kW. La autonomía NEDC homologada es de 163 km y la velocidad máxima que puede alcanzar de 123 km/h. Nuestra unidad disponía de dos puertos de recarga, uno para la recarga lenta con un conector J1772 y otro para el sistema CHAdeMO. El cable de recarga ocasional que viene de serie es el mismo que el del Leaf, con una clavija schuko en el lado de la pared y que permite cargar hasta a 10 Amperios (2,3 kW).

nissan e-nv200 prueba - 350

Técnicamente no existen diferencia con las especificaciones técnicas del Leaf aunque su comportamiento es bastante diferente, como se puede comprobar tanto en la velocidad máxima que puede desarrollar como en la autonomía máxima que alcanza.

Conducción

El manejo de la e-NV200 es idéntico al del Nissan Leaf. Acelerador y freno regenerativo y una “palanca de cambio automática” con las posiciones P, R, N y D/B. Está última permite seleccionar, moviendo la palanca hacia los lados, entre una regeneración en frenada normal (D) y otra de mayor intensidad (B) que, al levantar el pie del acelerador puede, en llano, llegar a detener el vehículo. Estas dos posiciones funcionan como una palanca reductora y es muy útil jugar con ellas cuando se está descendiendo una pendiente o en las detenciones de los semáforos. Además existe un botón ECO que al pulsarlo reduce la potencia del motor, a 50 kW, y de la climatización, para aumentar la autonomía de la batería.

La e-NV200 no tiene la misma respuesta en el acelerador que el Nissan Leaf. Esto se nota nada más arrancar desde parado, una de las características de casi todos los coches eléctricos y que en  este caso se echa de menos. Esto no quiere decir que no responda de forma ágil ante el acelerador puesto que en ningún caso necesita más potencia de la que tiene, sobre todo para su uso en la ciudad, que será el más habitual. Es aquí donde los vehículos eléctricos ganan por goleada a los demás. Suavidad, silencio y relax es lo que se percibe en el interior de la cabina. La ausencia de ruidos, de tirones y cambios de marcha son una delicia y más para quien se tenga que tirar varias horas en su interior circulando por las calles de una ciudad. Un dato muy importante para la maniobrabilidad en ciudad es su radio de giro que es de 10,6 metros entre aceras. La cámara de marcha atrás ayuda en las maniobras de aparcamiento, más aún cuando no existe espejo interior, aunque se echa de menos algo más de resolución y, aunque no sean imprescindibles, unos sensores de aparcamiento.

En carretera la cosa varía algo. Alcanzar los 120 km/h le cuesta bastante. De hecho de los 100 km/h para arriba la potencia es justa. Tampoco se le pueden pedir peras al olmo. La e-NV200 Furgón  es una furgoneta y como tal tiene una dirección algo más imprecisa que la de un turismo. Por ser una furgoneta de carga los ruidos  y crujidos son más aceptables y más en este caso cuando muchos de ellos provienen de la mampara de separación. Su comportamiento es bastante subvirador sobre todo cuando se circula en vacío.

Otra cosa que quizás fuese mejorable es la iluminación por la noche. Los faros dan una luz algo amarilla y su haz no alcanza una gran distancia. Esto puede ser un pequeño problema en el caso de movernos a velocidades elevadas, algo que, como ya hemos dicho en varias ocasiones, no es el hábitat más propicio para esta furgoneta.

 

Tabla de consumos comparada

Comparación con Nissan Leaf:

nissan e-nv200 prueba consumos - 700

Enlace a la tabla completa

Unidad de prueba

La unidad que hemos probado es la versión Furgón con el acabado Comfort que incluía además todos los extras posibles. En el cuadro que adjuntamos a continuación se encuentra un listado de precios y equipamientos.

nissan e-nv200 prueba equipamientos - 700

Enlace a las especificaciones técnicas

Galería de fotos completas en nuestro canal de Facebook

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here