Tesla Model S
Tesla Model S

Durante este fin de semana Tesla ha añadido a su oferta del Model S una versión de 75 kWh que se une a las existentes como una versión independiente, no una opción de ampliación de las de 60.

La versión de 75 kWh del Model S, que hasta ahora solo se podía seleccionar como una opción de configuración de la de 60, se convierte ahora en una oferta independiente que se completa con las dos opciones de 90 kWh, la estándar y la Performance.

60, 75, 90 y P90, con tracción trasera o total

El configurador del Tesla Model S es objeto de modificación casi de forma continua por el fabricante californiano. A principios de este mes se anunció la nueva opción de 60 kWh, la misma capacidad que fue descatalogada en abril de 2015 y que volvió como una versión recortada de la de 75 kWh y que se podía adquirir por 64.300 € en Europa, impuestos no incluidos.  Es decir en realidad el coche montaba la batería de 75 kWh pero con parte de su capacidad desactivada por software y accesible posteriormente por 7.900 euros.

Ahora la nueva versión independiente de 75 kWh se puede adquirir por 72.200 €, en la versión de un solo motor en el eje trasero, y por 4.700 € más si se elige con tracción total. Las especificaciones varían ligeramente de uno a otro.

Nueva versión del Model S de 75 kWh
Nueva versión del Model S de 75 kWh

Consecuencias

Con la vista puesta en el Model 3

Aunque parezca una maniobra poco importante esta actualización del catálogo de Tesla tiene dos lecturas. La primera es que obliga al comprador a seleccionar la capacidad sin poder rectificar después si necesita más autonomía. La segunda afecta, sobre todo a aquellos países como España, y ahora Alemania, en los que se limita el precio máximo de acceso a las ayudas a la compra.  Con la opción de ampliar la capacidad de la batería a través de una actualización del software es posible realizar la compra de la versión más económica, con acceso a las ayudas y posteriormente pagar la actualización a la batería de mayor capacidad.

Esta posibilidad, que en Tesla está disponible por ejemplo con el sistema Autopilot, ya no es posible realizarlo con la batería. Con la vista puesta en el próximo Model 3, con un precio que, por ejemplo en España, estaría muy cerca del límite del Plan Movea actual (32.000 euros antes de impuestos) se podría adquirir el coche con un equipamiento básico que permitiese acceder a las ayudas y posteriormente pagar las opciones actualizables.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here