Cargador de Circontrol en la autopista australiana
Cargador de Circontrol en la autopista australiana

El anuncio que la compañía eléctrica australiana AGL ha realizado de una tarifa plana de recarga por un dólar australiano al día es una novedad a considerar por las empresas que ven en este mercado una línea de negocio a explotar.

Según se ha informado la tarifa anunciada por el CEO de AGL, Andy Vesey, durante la Australia Energy Week Conference en Melbourne, estaría disponible desde noviembre para todos los vehículos eléctricos del mercado. Además la compañía añade suministrará toda la energía posible desde fuentes renovables y que compensará las emisiones de CO2 de la energía que no lo sea con inversiones e iniciativas ligadas a las energías renovables.

Por un dólar al día si usted dispone de un vehículo eléctrico, tiene un medidor inteligente AGL y un cargador puede obtener su energía por 1 dólar al día

La oferta no distingue la capacidad de la batería del coche eléctrico que se vaya a recargar. Lo mismo pagaría por recargar un Renault Zoe o un Nissan Leaf que un Tesla Model S, a pesar de que este último puede tener hasta cuatro veces más de capacidad de batería, lo que hace dudar de su viabilidad si no sirve a una gran cantidad de vehículos eléctricos que compensen estos desequilibrios. No sabemos la durabilidad en el tiempo de esta oferta, más aun cuando en los próximos años asistiremos al incremento de capacidad de las baterías de prácticamente todos los modelos eléctricos del mercado.

Tweet de Andy Vesey, CEO de AGL
Tweet de Andy Vesey, CEO de AGL

¿Recarga rápida pública?

No disponemos de los detalles singulares de la oferta como los horarios de carga o incluso si existe la posibilidad de recargar en infraestructuras públicas gestionadas por esta o por otras empresas que tengan acuerdos de interoperabilidad con AGL. Esta sería otra variable a incluir en la consideración de una oferta de este tipo porque con una red de recarga, que debería de ser rápida, repartida en corredores eléctricos y las baterías de mayor capacidad harían económicamente muy competitivos a los coches eléctricos en comparación con los de combustión, incluso aunque el precio de adquisición estuviera por encima.

¿Está el mercado de la recarga preparado para la tarifa plana?

Podemos hacer memoria y comparar, una vez más, con el mercado de la telefonía. Hace relativamente pocos años pagábamos la factura del teléfono fijo en función de las llamadas y de la duración de las mismas. Hoy nadie se plantea no tener una tarifa plana de llamadas, llame mucho o poco. Además la telefonía ha unido a la oferta otros muchos servicios como internet de alta velocidad en la vivienda y en el móvil, servicios de comunicación, televisión, etc.

Parece claro que una oferta así solo es viable con un gran parque de vehículos eléctricos circulando y que sería un gran aliciente que además de la recarga vinculada se incluyese la recarga en infraestructura pública. Este y otros servicios añadidos en paralelo podrían incrementar el número de clientes de ofertas de este tipo. El precio anunciado de un dólar es quizás el punto de partida, que se podría incrementar a base de ofrecer servicios útiles a los usuarios de un coche eléctrico.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here