Smart presenta el ForTwo y el FordFour ED
Flota de Smart ForTwo y FordFour ED en la presentación de Madrid. Unidades matriculadas en Alemania

Smart ha presentado en Madrid la cuarta generación de la versión eléctrica del Smart ForTwo. Y esta vez no viene solo sino que le acompaña, además de una versión Cabrio, la adaptación eléctrica del ForFour, que viene a completar las necesidades de los conductores más urbanitas.

La primera generación del Smart ForTwo era una flota de vehículos prototipo que se puso en marcha en Londres en 2007. En 2009 apareció la segunda generación que fue la primera que se puso a la venta. La tercera, que se estrenó en 2012, supuso una importante evolución  tecnológica ya mucho más evolucionada. Ahora Smart ha presentado esta cuarta generación.

Las primeras unidades se entregarán en junio de este año aunque desde ya es posible realizar la reserva y, en el momento de cerrar la compra, optar al plan Movea, si ya ha sido aprobado, y a las ofertas que Smart ha preparado para este lanzamiento gracias a su acuerdo con Endesa: la instalación del punto de carga, wallbox incluido, y la tarifa TEMPO ZERO Smart. Una oferta a la que se podía optar solamente en el mes de marzo pero que Smart ha ampliado al mes de abril.

La instalación del punto de carga corre a cargo de Endesa, y, salvo casos excepcionales, será gratuita para los primeros compradores. Para optar a la tarifa especial es necesario suscribir un contrato de suministro eléctrico con Endesa.

Smart presenta el ForTwo y el FordFour ED
Smart presenta el ForTwo y el FordFour ED

Smart define sus versiones ED como el vehículo urbano por excelencia por su agilidad y dinámica. Comparten características mecánicas y únicamente se diferencias en las autonomías homologadas según el ciclo NEDC: 160 kilómetros para el ForTwo ED y 155 para el ForTwo Cabrio y el ForFour. Para lograrla incorpora una batería fabricada por ACCUMOTIVE, filial de Daimler, de 17,6 kWh formada por 96 celdas y que se incluye en el interior de la célula de seguridad Tridion que también protege a los pasajeros. Su motor desarrolla 61 kW (82 CV) y es capaz de entregar 160 Nm de par.

Con el cargador de serie, de 4,6 kW de potencia se logra el 80% de la carga en 3,5 horas. A finales se podrá incorporar, de forma opcional un cargador trifásico con una potencia de 22 kW y que carga el 80% de la batería en 45 minutos. Smart incorpora dos cables de carga, uno para carga en modo 3 con conectores tipo 2 (Mennekes) en ambos extremos y otro para carga de emergencia con terminal schuko. Smart confía en la nueva química mejorada de la batería y su mayor vida útil por lo que la garantiza por 8 años o 100.000 kilómetros, de forma que si, por degradación, su capacidad bajase del 80% se sustituiría por una nueva.

Los precios de venta, sin ayudas son:

  • ForTwo Coupé: 23.302€ (lanzamiento 22 de junio 2017)
  • ForTwo Cabrio: 26.730€ (lanzamiento julio 2017)
  • ForFour: 23.966€ (lanzamiento 22 de junio 2017)

El Plan Movea reduciría estos precios en 5.500 €.

Una de las peculiaridades que incluyen las versiones eléctricas de serie es el radar frontal anticolisión que además de tener la función de vigilancia frente a accidentes se utiliza para gestionar el sistema de frenada regenerativa. Esta es más intensa en caso de existir un vehículo delante y es prácticamente inexistente si tenemos el frontal libre, permitiendo que el coche se desplace a vela. Si utilizamos el Modo ECO la intensidad de la retención es mayor.

El control de la carga, la climatización y la información sobre el coche pueden gestionarse mediante una aplicación móvil especialmente diseñada para estos modelos.

Smart espera vender 700 unidades de sus versiones eléctricas este año. Además la flota de car2go de Madrid, compuesta actualmente por 500 coches, será paulatinamente sustituida por el nuevo modelo a partir de finales de año, cuando ya esté disponible el cargador de 22 kW.

Juan de La Rocha, Jefe de Prensa de Smart, en el escenario de presentación en Madrid
Juan de La Rocha, Jefe de Prensa de Smart, en el escenario de presentación en Madrid

Para comprobar el funcionamiento del ForTwo y del ForFour Smart puso a nuestra disposición una unidad de cada uno con la que pudimos hacer dos recorridos diferentes: por carretera con el Smart ForFour y por ciudad con el Smart ForTwo. Os contamos nuestra experiencia en orden cronológico.

Probando el Smart ForFour ED por carretera

Para quien precise moverse por la ciudad y disponer de plazas traseras y maletero

En primer lugar tuve la oportunidad de probar la versión de cuatro puertas y cuatro plazas La  unidad de prueba, en color rojo y negro contaba con el equipamiento Passion. En entre otras cosas disponía de cámara de marcha atrás y sensores de proximidad traseros, techo de lona desplegable eléctricamente, asientos calefactados delanteros y traseros, sensores de luces y lluvia y sistema de aviso de salida de carril. El interior es ahora más confortable que en las versiones anteriores.

El panel de mandos está formado por una pantalla principal tras el volante, que ofrece información suficiente sobre autonomía, consumos medios e instantáneos, historiales etc. Además un indicador de agujas  situado a la izquierda del volante sobre el salpicadero indica constantemente el nivel de potencia o regeneración y el nivel de carga de la batería.

Las sensaciones dinámicas iniciales fueron de una gran suavidad de marcha. La respuesta del acelerador es muy progresiva lo que redunda a la larga en el ahorro de energía. Las suspensiones parecen haberse ablandado por lo que es más cómodo para las plazas traseras.

En carretera, con dos ocupantes, es capaz de superar los 130 km/h y el consumo aproximado a velocidades legales ronda los 18 kWh/100 km.

En el caso del recorrido por ciudad se echa de menos que, al levantar el pie del acelerador, el coche retenga con mayor intensidad. Esto no ocurre si no llevamos un vehículo delante y, si bien es cómodo para mantener el coche a vela en zonas planas o con mínima pendiente, obliga a pisar el freno en el caso de querer perder velocidad para cruzar una rotonda o salir de la vía. No se ha incorporado la posibilidad de desactivar el sistema y poder manejar de forma manual la retención, de forma que siempre queda a los designios del radar frontal.

Aunque la prueba se hizo por carretera esto no quiere decir que este sea el hábitat para esta versión. Lo es también la ciudad y supone una alternativa para quien tiene necesidad de las plazas traseras para llevar a los niños al colegio o hacer recorridos no muy largos.Las plazas traseras son suficientemente cómodas para los desplazamientos urbanos.


Galería de fotografías

Probando el Smart ForTwo ED por Madrid

Más ágil y divertido que su hermano mayor. El urbanita por excelencia

En este caso tuve la posibilidad de probar una unidad con el color de contraste verde eléctrico (greenflash) exclusiva del ForTwo y de las versiones eléctricas. El acabado de la unidad de prueba era Prime, menos equipada que la anterior, pero con tapizados y acabados interiores que ofrecen el mismo nivel de confort. Los mandos y la instrumentación son exactamente iguales que en el ForFour.

El recorrido que realicé con el ForTwo fue completamente urbano y las sensaciones respecto al ForFour fueron muy diferentes. Lo primero que se nota en este coche es su agilidad, de la que tiene buena culpa sus 1,8 m de  batalla y sus 1.000 kilos de peso, frente a los 1.200 del hermano mayor. La proximidad de las cuatro ruedas y la suspensión más dura, hacen que el coche sea muy estable. El motor, incluso con el modo ECO activado, resulta mucho más contundente a la hora de responder al acelerador y hace que la diversión aumente, convirtiendo en realidad los prometidos 4,6 segundos de aceleración de 0 a 60 km/h (11,5 de 0 a 100 km/h frente a los 12,7 del ForFour  y a los 11,8 del Cabrio).

En el caso del ForFour su radio de giro, 6,95 metros, permiten maniobrar con mucha facilidad algo que pude comprobar de primera mano. En el caso del recorrido por ciudad el sistema de frenado regenerativo se comporta mejor puesto que casi siempre hay un coche delante que lo activaba. Aun así, y también en este caso, se echa de menos, la posibilidad de pasar a un ‘modo manual’ porque obliga a usar el freno cuando no hay nada delante que lo active y eso ocurre sobre todo en rotondas y bajadas, en las que el sistema de retención podría ahorrar el uso del pedal del freno en muchas ocasiones.


Galería de fotografías

 

2 Comentarios

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here