Según Ganvam, las ventas de eléctricos reflejan aún una demanda residual

0
314

 

Ganvam, la patronal de los concesionarios españoles cree que las 784 unidades eléctricas vendidas este año hasta el 31 de octubre son fiel reflejo del impulso de la Administración Pública mediante los planes de incentivos, y cree que tanto el Movele como el PIVE son indispensables para que la tasa de crecimiento se mantenga en los próximos ejercicios y haga despegar definitivamente la llamada “movilidad sostenible”.

 

No cabe duda de que el plan Movele es en estos momentos de despegue de una nueva tecnología, indispensable para que el consumidor se sienta atraído hacia el VE, no sólo por sus virtudes ecológicas y de ahorro de combustible, pero la aplicación del plan 2014 a finales del mes de julio ha hecho que las ventas se hayan resentido enormemente.

Los que mirábamos con optimismo los halagüeños datos de ventas de 2013, que con 811 unidades casi doblaban las 437 unidades de 2012, esperábamos que 2014 siguiera la tendencia y doblara las ventas de 2013. Nada más lejos de la realidad ya que los primeros meses del año no se han podido recuperar y los clientes indecisos han optado por otras soluciones de movilidad. Este motivo y no otro, como dice Ganvam en su comunicado, es el que ha hecho que la demanda de eléctricos (0,1% de las matriculaciones totales) siga siendo residual.

Los obstáculos de Ganvam

Ganvam cree que, pese al innegable potencial de futuro del vehículo eléctrico por su bajo coste energético –apenas 1,5 euros por cada 100 kilómetros – todavía deberá salvar varios obstáculos antes de convertirse en una opción de compra masiva. Según la asociación, la escasez de “postes públicos” o “la excesiva duración del tiempo de recarga” son el principal obstáculo para su desarrollo B2B.

En opinión de Ganvam, si se superan estas trabas, las grandes empresas y el sector público se fijarán en esta tecnología, actuando como verdaderos motores del despegue del coche eléctrico, ya que al impulsar su incorporación en el parque a través de sus flotas corporativas, actuarán como ejemplo a pie de calle para los particulares.

Sin embargo, las empresas con flotas ya están optando por la movilidad eléctrica para sus desplazamientos metropolitanos. Los 140km de autonomía de la mayoría de los vehículos eléctricos que están en el mercado son más que suficientes para la inmensa mayoría de empresas, que optan por instalar puntos de recarga en sus sedes ahorrando una buena cantidad de dinero en combustible, aparcamiento y mantenimiento. El tema del tiempo de recarga no es ningún tipo de problema para vehículos que están parados 14h o 16h al día, ya que en 4 o 5 horas ya están cargados con cualquier infraestructura de carga lenta.

Valor residual

En cuanto al valor residual en el mercado de usados, Ganvam cree que hay que tener en cuenta que aún se desconoce el valor residual de estos modelos en el mercado de usados por su reciente lanzamiento. Esto, según su presidente, el Sr. Sánchez Torres, genera incertidumbre y lastra las compras por parte de grandes empresas y operadoras de renting.

En recientes declaraciones a este medio, Ricardo de Lombas, responsable de desarrollo de negocio de Vehículo Eléctrico en PSA Peugeot-Citröen, comentaba que “los vehículos que se han vendido en operaciones de renting se están recomprando tras 36 o 48 meses de contrato por un precio muy asequible”, llegando incluso a tener un TCO inferior al de un vehículo convencional.