Rolls-Royce electrico phantom 102EX

¿Está interesado realmente Rolls-Royce por el vehículo eléctrico? El fabricante inglés, propiedad de BMW, es de los que prefiere ver evolucionar el mercado como si no fuese con ellos, aunque no quiere dejarse los deberes para el último momento.

Las regulaciones de emisiones obligan por igual tanto a los fabricantes de modelos dirigidos al mercado generalista, con un gran número de unidades vendidas al año, como a los dirigidos a un mercado nicho cuyo cliente busca calidad y exclusividad, como es el caso de Rolls-Royce. Ya hemos hablado en alguna ocasión de los coqueteos del fabricante inglés con la movilidad eléctrica, y una vez más parece que la puerta sigue abierta.

Torsten Mueller-Oetvoes, jefe de la unidad BMW AG: “Supongamos que nos encontramos con una tecnología de batería que ofrezca rangos aceptables a nuestros clientes. En ese caso podemos imaginar un Rolls-Royce totalmente eléctrico”

Las ventas limitadas de un fabricante tan exclusivo como este con una influencia insignificante en los niveles de contaminación es, probablemente, el motivo por el que aun no están convencidos de la necesidad de electrificar sus vehículos. La postura de Rolls-Royce es aún muy conservadora y parece estar esperando a que el mercado evolucione y la tecnología de las baterías supere las cifras de autonomía actuales para lanzarse de lleno a la movilidad eléctrica.

Rolls-Royce eléctrico Phantom 102EX
Configuración mecánica del Phantom 102EX (Experimental Electric)

Las normas de confort que se exigen a un vehículo de esta gama y de este precio no permiten que la autonomía sea una preocupación para su propietario al que tampoco se le puede obligar a estudiar sus rutas para poder alcanzar uno de los escasos puntos de recarga rápida existentes.

Sin embargo la marca no ha renunciado a la posibilidad de desarrollar definitivamente un modelo eléctrico o híbrido enchufable y por eso guarda en la recámara un prototipo como el Phantom 102EX a partir del cual, si el mercado y la tecnología lo permiten pasarse a la movilidad eléctrica de lujo.

Muchos fabricante ya han apostado por la electrificación de su flota y otros muchos observan desde la barrera el mercado comprobando que cada vez está más claro que la movilidad eléctrica acabará llegando tarde o temprano. Y por si acaso guardan una bala en  la recámara que les permita reengancharse.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here