Movea y legislación vehículo eléctrico

A pesar de la tendencia al alza del mercado del vehículo eléctrico el Ministerio de Industria reasignará los fondos no agotados del Plan Movea a las Administraciones Públicas y los particulares, dejando fuera a las empresas privadas que no podrán acceder a nuevas ayudas.

Tal y como contábamos a mediados de marzo los fondos del Plan Movea destinados a turismos se agotaron al igual que lo hicieron unas semanas antes los de las motos y bicicletas eléctricas. Desde ese momento se abría un periodo de incertidumbre a la espera del 1 de mayo, fecha en la que el Real Decreto preveía una reasignación de fondos entre categorías.

Artículo 5. Régimen de concesión y Financiación
Si a fecha 1 de mayo de 2016 no se hubiesen comprometido las cuantías previstas para cada categoría definidas en el párrafo anterior, los remanentes podrán ser reasignados por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo para cualquiera de las categorías de vehículos eléctricos, previo informe a la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, priorizando dicha asignación de remanentes hacia los vehículos comerciales

Los 16,6 millones de euros que presupuestados para el Plan MOVEA que regula las ayudas a los vehículos movidos por energías alternativas están divididos por conceptos presupuestarios,  basados en el tipo de beneficiario y por tipología de vehículos tal y como se refleja en esta tabla:

Asignación de fondos del Plan Movea y estado actual ME
Asignación de fondos del Plan Movea y estado actual ME

Tras evaluar el estado del mercado, la partida dedicada a empresas privadas es la única que se ha agotado por completo. Al tratarse de partidas presupuestarias para poder traspasarles los fondos de las dedicadas a administraciones públicas es necesario un nuevo Real Decreto que así lo estipule, pero en el estado político actual es imposible su aprobación y publicación en el BOE al encontrarse el actual Gobierno en funciones.

Los fondos podrían provenir de la partida de infraestructura de recarga, que prácticamente no se ha utilizado debido a lo farragoso de su  tramitación administrativa, según denuncian fuentes del sector.

Consecuencias

Paralización del mercado del vehículo eléctrico

Como consecuencia de esta situación el mercado del vehículo eléctrico se paralizará previsiblemente puesto que muchas operaciones en manos de  las empresas privadas no podrán llevarse a cabo.

Así, por ejemplo, una empresa como la plataforma de gestores de carga URBENER, que cuenta con una buena cantidad de gasolineras pendientes de poder instalar puntos de recarga semirápida de 22 kW, puede perder parte de sus clientes. En este caso, es ese trámite administrativo al que nos referíamos  el que no ha permitido realizar las reservas con mayor antelación, perdiéndose una importante inversión en infraestructura de recarga que además es muy necesaria para hacer crecer el mercado en España.  La ayuda en este caso es de  2.000 euros por punto de recarga, una cantidad considerable dentro de los aproximadamente 7.000 euros que cuesta cada uno de estos puntos.

Cuantias y condiciones del plan MOVEA 2016
Cuantías y condiciones del plan MOVEA 2016 (Pincha sobre la imagen para hacerla más grande)

Las ayudas ralentizan el mercado eléctrico

Se constata un incremento notable del matriculaciones

Durante el primer cuatrimestre de 2016 se ha constatado un incremento notable de las matriculaciones de vehículos eléctricos. De hecho, de enero a abril de 2016 se han matriculado 1.464 vehículos eléctricos de toda tipología, casi la mitad de los que se matricularon en todo el año 2015 (2.992), según datos de AEDIVE, la patronal española del vehículo eléctrico. En el caso de los híbridos enchufables, las cifras son más contundentes, con 582 matriculaciones en lo que va de 2016, cuando en todo 2015 se matricularon 794, según las mismas fuentes.

Esto evidencia un incremento en el interés por los vehículos eléctricos. Sin embargo, esta tendencia no se va a mantener en lo que resta de 2016 por la propia naturaleza del plan MOVEA, frente al cual, el sector reclama unas ayudas fáciles de gestionar, puesto que las actuales resultan farragosas y generan muchas incertidumbres, tanto para quien las concede y tramita como para quien las recibe. Además, reclama ayudas sin solución de continuidad, pues hasta ahora los MOVELE y MOVEA han roto la cadena comercial durante varios meses entre la finalización de un plan y la aprobación del siguiente.

El Minetur trabaja en un plan de ayudas plurianual 2017-2020

En este sentido, el Minetur, está trabajando en un plan plurianual 2017-2020, si bien este año se sufrirá nuevamente una disrupción en las ayudas -que en cualquier caso terminan en octubre, si no se agotan antes- y la aprobación del mencionado plan plurianual.

Otra demanda pasa por evitar la carga impositiva de las actuales ayudas, que tributan como rendimientos del trabajo, obligando al comprador a un desembolso de dinero en la declaración de la renta del año siguiente.

Eliminar el régimen de mínimis al que están sometidas las ayudas y que dificulta la ejecución de grandes operaciones de compra, que de poder llevarse a cabo, incrementarían notablemente la cifra actual de matriculaciones de eléctricos, es otra de las reivindicaciones del sector, que también reclama que no se establezca un techo bajo de precios de adquisición de vehículos eléctricos para poder acceder a las ayudas y que pasó de los 40.000 del MOVELE a 32.000 euros con el MOVEA, cuando en otros países como Alemania plantean ese techo a partir de los 60.000 euros.

La solución pasaría por establecer un régimen de incentivos similar al de otros países donde el éxito del vehículo eléctrico es evidente y que consistiría en la aplicación a la compra de eléctricos de un  IVA reducido que acabaría de un plumazo con todos los problemas planteados y que de haberse aplicado desde el 2009 habría supuesto que hoy día hubiera hasta cuatro veces más matriculaciones en España, según las mismas fuentes.

Otras reasignaciones

Artículo 10. Formalización y presentación de solicitudes.
Toda reserva de presupuesto con duración superior a 105 días, contados desde la fecha de activación de dicha reserva, será automáticamente anulada, previa información al punto de venta, salvo en el caso de las ayudas concedidas para la adquisición de vehículos eléctricos (PHEV, REEV, BEV) usados. En este caso, tras realizar el punto de venta la reserva de presupuesto, se le asignará provisionalmente la ayuda correspondiente a la categoría del vehículo; cantidad que se detraerá del presupuesto disponible habilitado para la ejecución del programa, estableciéndose un plazo máximo de 150 días para formalizar la documentación necesaria para confirmar la operación de venta al cliente final.

La forma de gestionar las ayudas puede provocar que en octubre, finalizado el plazo para realizar reservas se liberen fondos de las operaciones que finalmente no se han realizado queden estos sin utilizar tal y como ocurrió con los planes Movele de 2014 y 2015, en los que finalmente se perdieron un millón de euros aproximadamente en cada uno de ellos.

banner-corp728x90

1 Comentario

Dejar respuesta