Precio y desconocimiento, principales condicionantes del desarrollo del VE en Chile

0
315

 

La introducción del vehículo eléctrico en las grandes ciudades está teniendo varios condicionantes que están limitando su uso. Uno de ellos es el precio, todavía algo por encima de un vehículo de combustión, y otra el desconocimiento y la falta de información. Para salvar estas dos barreras, en Chile han optado por ofrecer vehículos eléctricos en alquiler.

Según informa el diario chileno “La tercera”, la Intendencia Metropolitana de Santiago de Chile está estudiando la posibilidad de adquirir una flota de vehículos eléctricos para poner a disposición de los ciudadanos mediante un sistema de alquiler. De esta forma, se trataría de dar un impulso a la industria de la movilidad eléctrica, que en Chile no termina de arrancar. De hecho, tan sólo se venden unas 50 unidades anuales.

 

La barrera del precio es un condicionante que se intentará superar mediante este sistema de alquiler, que no conlleva ningún tipo de compromiso para el usuario. Además, para la compra de un vehículo con una nueva tecnología es indispensable que el comprador sea consciente de lo que está haciendo, y qué mejor forma que la de alquilar un vehículo para conocer su funcionamiento.

 

Impuestos y falta de ayudas

Sin embargo, y a pesar de que la Intendencia chilena está dispuesta a fomentar el interés por el VE, hay un cierto descrédito debido a la falta de incentivos tributarios que, según el diario “El Mercurio” se llevan prometiendo desde hace años, de tal forma que sólo los usuarios con grandes recursos pueden acometer semejante inversión. Y según sigue apuntando este diario, en el Ministerio de Medio Ambiente reconocen que no hay un plan de incentivos para la compra por parte de particulares, ya que la intención es potenciar el uso de VE entre colectivos como taxis o flotas, ya que el impacto de esas políticas es mayor desde el punto de vista ambiental.

Así, según Sebastián Tolvett, jefe de la división de Calidad del Aire, se va a establecer una zona verde o zona de circulación prioritaria para taxis eléctricos y una subvención para cincuenta licencias.

Se espera que a finales de año haya 11 taxis eléctricos en la capital de Chile y que se vaya incrementando durante 2015.