infraestructura de recarga

Porsche ha revelado en el Salón de Frankfurt el prototipo eléctrico del que tanto se ha especulado durante los últimos meses. 600 CV de potencia y 500 kilómetros de autonomía representan la vanguardia del futuro del fabricante alemán.

Conocido hasta ahora como Pajun Porsche le ha hecho un favor a este nuevo eléctrico presentándolo en el Salón de Frankfurt con un nuevo nombre mucho más elegante. El Mission E es un prototipo de cuatro plazas cuyas dimensiones no se han desvelado a excepción de su altura: tan solo se eleva del suelo 1,3 metros que no hacen olvidar el carácter deportivo de la marca, remarcado por sus llantas de 21 pulgadas delante y 22 detrás.

Con una estética similar al Panamera en su interior se pueden acomodar en asientos individuales cuatro pasajeros incluido el conductor. Al habitáculo se accede a través de unas puertas fabricadas en acero, aluminio y plástico reforzado con fibra de carbono. Las traseras se abren en sentido inverso a las delanteras lo que hace más sencillo acceder al interior al prescindir del pilar B.

Para moverlo Porsche se ha basado en la mecánica utilizada en el Porsche 919 Hybrid, el ganador de las 24 horas de Le Mans de este año. Utiliza dos motores eléctricos situados cada uno de ellos en uno de los ejes lo que le permite disponer de 440 kW (600 CV) y tracción total. Logra acelerar de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos y alcanzar los 200 km/h en menos de 12.

La batería de ión litio que los alimenta está situada en la parte baja del coche, en principio sin molestar al habitáculo lo que, en un coche de esta altura, es toda una obra de ingeniería. Sobre todo porque su capacidad, no desvelada, permite una autonomía total de 500 kilómetros. Porsche anuncia un sistema de recarga denominado Turbo Charging que, elevando el voltaje hasta los 800 V, es capaz de recargar el 80% de la batería en 15 minutos. Cuenta también con lo que ahora conocemos como recarga rápida a 400 V en corriente continua, mediante el protocolo Combo2 y también carga convencional y por inducción magnética. La toma de recarga está situada en la aleta izquierda en la que se incluye una pantalla con la información sobre el estado de la recarga.


Galería de imágenes

Responsive Flickr Gallery Error - Photoset not found


Su aspecto exterior y sobre todo el interior adelantan el futuro de los vehículos conectados al conductor y al resto del mundo, aunque, en el caso de un prototipo, estamos acostumbrados a que la mayoría de estos detalles no llegan al vehículo real. Sus retrovisores han sido sustituidos por cámaras y los faros están formados por cuatro lámparas led que incorporan un sensor para los sistemas de ayuda al conductor. El intermitente hace de marco de todo el faro.

El interior es aun más espectacular. Está presidido por una gran pantalla OLED en la que la información es configurable mediante la vista: una cámara detecta que menú está mirando el conductor y sitúa la información en el salpicadero. Esta varía de posición y de tamaño para adaptarse en cada momento a la posición del conductor. La información y las aplicaciones, como el navegador y el equipo multimedia, se manejan mediante gestos y se proyectan de forma holográfica en el salpicadero. Una cámara situada en el retrovisor es capaz de detectar el estado de ánimo del conductor y reflejarlo en el salpicadero.

El sistema Porsche Connect permite la comunicación con el coche de forma remota desde  el  teléfono móvil. Las aplicaciones de las que habla Porsche permiten actualizar el sistema, obtener un diagnóstico del estado del coche, configurar el chasis y el motor, introducir una ruta en el navegador  o permitir el acceso remoto mediante una llave digital.

Porsche ha embarcado en el Mission E todo el futuro del automóvil en un coche espectacular al que solo le falta convertirse en realidad, algo para lo que todavía no tenemos fecha.

Vídeos

Exterior

Interior

Motorización y recarga

 

Fuentes: Porsche

Vídeo: Youtube (Porsche, MOTOR1)

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here