Noruega podría ampliar los planes de ayuda

0
479

Noruega ha alcanzado esta semana los 50.000 vehículos eléctricos matriculados, un objetivo que tenía marcado su límite temporal en 2017 y al que se ha llegado dos años antes de lo esperado. El Gobierno noruego está abriendo la puerta a la revisión de los incentivos.

Tras la publicación en España del polémico Plan Movele 2015, que no ha contentado a nadie ni por las fechas en las que se publica ni por los cambios introducidos, nos fijamos en la envidiable situación de Noruega. Un país con 5 millones de habitantes, algo menos de los que cuenta la Comunidad Madrid o Cataluña y similar a la de la Comunidad Valenciana y en el que el pasado lunes, más de dos años antes de cumplirse el plazo límite, se han alcanzado los 50.000 vehículos eléctricos matriculados.

El mes pasado el 25% de las matriculaciones fueron coches eléctricos o híbridos enchufables. En total, una quinta parte de los coches nuevos vendidos son eléctricos en lo que va de año y un tercio de las ventas de este tipo de coches en Europa se ha producido en Noruega. El gobierno ha anunciado que va a platear la renovación de los planes que estimulan la compra de estos vehículos. Según el ministro de finanzas del país “Nuestro objetivo es presentar una propuesta sobre los impuestos al automóvil y al combustible en la próxima revisión del presupuesto, en mayo”. 

La Asociación Noruega del Coche Eléctrico argumenta que estos beneficios deben mantenerse más tiempo ya que solamente un 2% de los coches que circulan por sus carreteras son eléctricos. Para ellos sigue siendo una cifra relativamente pequeña aunque Noruega está por encima del resto del mundo por un amplio margen. Los opositores a estas medidas argumentan que estos incentivos han costado al país 500 millones de dólares al año tras el balance general de ingresos e impuestos.

incentivos noruega - 700Ya hemos contado varias veces los impuestos que cargan tanto la gasolina como los coches con motor de combustión y los importantes beneficios económicos como la exención de impuestos y tasas y las ayudas. También las facilidades a la hora de circular, gracias al uso de carriles especiales y a la gratuidad de los peajes y aparcamientos. A ello se une una extensa red de recarga ejecutada tras una estudiada planificación. También sabemos que Noruega es un país con un importante poder adquisitivo y con una población muy concienciada con el medio ambiente.

Sin entrar en comparaciones económicas o sociales con lo que ocurre en nuestro país, sí queremos advertir sobre la diferencia de planificación entre la política noruega y española. Hace ya 20 años que Noruega tomó la decisión consensuada de apoyar la movilidad eléctrica y hoy esta decisión tiene su fruto. Eso demuestra que no se puede construir algo así con la mirada puesta en legislaturas, plazos de gobierno y votantes. Este tipo de medidas necesitan tiempo, previsión y seguridad para que calen en la sociedad y eso es lo que pedimos a nuestros gobernantes.

Fuente: Autoblog

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here