bicicletas mobike

A partir de la próxima semana miles de bicicletas comenzarán a operar en Madrid en modo de uso compartido o bike sharing. Al menos siete empresas han solicitado los permisos correspondientes al Ayuntamiento de Madrid, que se prepara ya para el desembarco de una nueva forma de movilidad que cambiará la ciudad.

Bicimad ya tiene su competencia en Madrid

Bicimad, la empresa pública de bicicleta compartida va a tener nuevos competidores en Madrid. Hasta un total de siete empresas, cinco de origen chino y dos de origen europeo, han solicitado permisos para operar en Madrid mediante bicicletas de uso compartido. Estas bicicletas podrán ser utilizadas mediante una app del mismo modo que ya lo hacen los servicios de car sharing (car2go, emov) y de moto sharing (muving, motit).

Ante la inminente llegada de los operadores, el Ayuntamiento de Madrid ha tenido reuniones conjuntas para delimitar el modo de actuación y ver las necesidades de espacio de estas empresas. A tenor de lo ocurrido en ciudades como Florencia, donde tan sólo una de estas empresas lanzó el servicio con 4.000 bicicletas, es de esperar que esta cantidad se multiplique al menos por siete durante los próximos meses.

Este tipo de bicicletas no tienen apoyo eléctrico como las de Bicimad, por lo que en principio no precisan de una base para su estacionamiento y carga. Es decir, podrían dejarse aparcadas en cualquier lugar de las aceras de Madrid ya que su sistema de gps las permite ser localizadas en cualquier momento. No obstante, el Ayuntamiento podría delimitar espacios para su aparcamiento, sobre todo en las zonas más centrales de la ciudad.

Qué empresas suministran las bicicletas

Aunque todavía no tenemos confirmación de las siete empresas de bike sharing, tienen todas las papeletas las chinas Ofo y Mobike, o la danesa Donkey Republic que ya opera en la capital mediante alquileres diarios.

Por ejemplo, Ofo desde su lanzamiento hace dos años ya tiene más de 100 millones de usuarios en  150 ciudades de cinco países y su objetivo es ampliar su flota a más de 20 millones de bicicletas. Por su parte, Mobike también apunta a alcanzar pronto las 200 ciudades en todo el mundo.

Precios 

El precio que han establecido estos servicios de bike sharing en algunas ciudades europeas es de 0,30€  cada media hora de uso, sin necesidad de obtener un abono anual como es el caso de Bicimad, que cuesta 25€ anuales.

Bicicletas de Ofo, uno de los posibles proveedores

Cómo funciona

El usuario descarga una aplicación gratuita, crea una cuenta en la que tiene que rellenar sus datos personales y un número de tarjeta de crédito. La aplicación funciona a través de un mapa de la ciudad en el que se pueden localizar las bicicletas en servicio más cercanas. Al igual que los servicios de car sharing o moto sharing permite reservar durante quince minutos. Una vez junto a la bicicleta se pulsa el botón desbloquear en la aplicación y en analizar el código QR que descubriremos junto al manillar de la bicicleta. A continuación ésta se desbloqueará para su uso.

Polémica

En las ciudades en las que ya están funcionando este tipo de servicios de movilidad los ayuntamientos están teniendo problemas con el abandono de bicicletas por toda la ciudad, las cuales en muchos casos están inservibles por vandalismo. Se da la circunstancia de que estas empresas tienen un bajo servicio de mantenimiento de las bicicletas. Según fuentes consultadas por MovilidadElectrica, el coste de las bicicletas ronda los 50€ por lo que es más barato colocar una nueva bicicleta en la calle antes que recoger una averiada y repararla. Así, el problema pasa al Ayuntamiento, que debe retirar la bicicleta de la calle, con el consiguiente gasto por el trámite administrativo y el servicio de grúa.

El beneficio de estas empresas es doble

Además del beneficio económico que consiguen estas empresas por el alquiler de las bicicletas, obtienen un segundo beneficio a través de la información que recopilan de los usuarios, que pasan a ser “leads” (registros) con alto valor comercial para empresas como Amazon, google, AliBaba… No es casualidad, que precisamente Ofo pertenezca al grupo Alibaba.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here