sector petrolífero

Un informe de Fitch asegura que la demanda del petróleo en Europa podría bajar un 25% en diez años. Si se llegase a una cuota de mercado del 50% de los vehículos eléctricos, en los siguientes diez años la demanda de combustibles fósiles bajaría hasta tal punto que supondría una crisis para el sector petrolífero.

El informe de la agencia de calificación Fitch afirma que, aunque se haya estado diciendo desde hace tiempo, se trata de un riesgo real: los coches eléctricos son una “amenaza” para el sector petrolífero. En los próximos años, veremos cómo el vehículo eléctrico desbanca de manera continua y sin pausa al vehículo de combustión.

El resultado de esta situación implicará una fuerte crisis en el sector petrolífero: en Europa la demanda del petróleo y sus derivados podría caer hasta un 25% en sólo una década tras el auge del vehículo eléctrico.

El escenario que presenta Fitch se sitúa en el peor de los casos. Sin embargo, cabe resaltar que, incluso un escenario más positivo para las petroleras, tampoco sería del agrado de estas. Según dice el informe, todavía son muchas las personas que creen que esto no va a suceder (la electrificación del transporte). Sin embargo, es algo que sucederá más pronto que tarde.

Existe preocupación no sólo por las grandes petroleras, sino también por las empresas de servicios públicos que dependen de los combustibles fósiles. Cuando se llegue al punto de inflexión, aquellos sistemas energéticos que sean incompatibles con la energía solar y eólica quedarán desbancados por los que sí. Esto conllevará un segundo golpe de efecto al sector del petróleo que contribuirá todavía más a su caída.

el sector petrolífero
La ausencia de demanda de combustibles fósiles podría llegar a provocar la caída del 25% del mercado petrolífero en Europa.

Pese a que el informe se pone en “el peor de los casos”, la situación que presenta conducirá a la sostenibilidad y al respecto del medio ambiente. Se trata del peor de los casos para la industria del petróleo, no para las industrial basadas en las energías renovables e industrias sostenibles.

El informe de Fitch no pone una fecha concreta para esta situación: toma como referencia la expansión del vehículo eléctrico y el punto de inflexión del 50% de coches eléctricos en el parque de transporte. Sin embargo, se trata de un punto meramente psicológico. A medida que los vehículos eléctricos vayan tomando las carreteras, el valor del petróleo estará cada vez en mayor entredicho.

Actualmente, la cuota de mercado de turismos eléctricos es baja. El pasado mes de septiembre ha supuesto un nuevo empujón en España a las ventas después del verano; sin embargo, todo parece indicar que cada vez es más la fortaleza del sector eléctrico.

Europa y América del Norte se sitúan a la cabeza de ventas de vehículos eléctricos. España todavía se mantiene relativamente atrasada respecto a sus vecinos europeos. Sin embargo, el apoyo que recibe la industria eléctrica a través de I+D+i y de ventajas fiscales permitirá que, en poco tiempo, el vehículo eléctrico alcance cuotas de mercado mucho mayores: será entonces cuando los pronósticos de Fitch empezarán a tomar forma y pasarán de la teoría del papel a la realidad.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here