Madrid y los coches eléctricos

0
398

La visita del presidente de la Comunidad de Madrid a la sede de Renault, que incluía un pequeño recorrido semiurbano y la entrega de una unidad del Fluence Z.E., y el anuncio de la ayuda a la compra de taxis eléctricos, parecen hacer revivir las expectativas de la capital respecto a la movilidad eléctrica.

En Madrid los vehículos eléctricos aun tienen un largo camino por recorrer. Si bien, en general, desde las administraciones siempre ha habido buenas palabras y un apoyo total a esta tecnología, cuando se apagan las cámaras y se van los fotógrafos las buenas intenciones se diluyen en el tiempo.

La visita a Renault

presidenteze-INT1El pasado lunes el presidente de la Comunidad, Ignacio González, acompañado por Borja Sarasola, consejero de Medio Ambiente y Ordenación de Territorio, realizaron una visita a la sede de Renault en Madrid para probar la gama eléctrica del fabricante francés. Ricardo Gondo, director General de Renault España Comercial, les recibió y les explicó las bondades de los 4 modelos que están hoy en día a la venta y les invitó a realizar un pequeño recorrido en el Zoe y en el Fluence Z.E. Finalmente Renault hizo entrega, a la consejería de medio Ambiente, de una unidad del Fluence Z.E. de la que hará uso al menos durante tres meses.

Tanto el presidente de la CAM como el consejero destacaron lo convencidos que están de que esta tecnología es coherente con el medioambiente y con los desplazamientos urbanos.

Ayuda a los taxistas

Aprovechando este acto el presidente de la Comunidad de Madrid anunció un plan de ayudas dotado de un millón de euros para la mejora de la flota de taxis que recorren la ciudad, responsables  en buena parte de la mala calidad del aire que se respira en su interior. Alrededor del 14% de las emisiones de NO2 provienen de sus tubos de escape.

presidenteze-INT2

La ayuda va dirigida a vehículos que cumplan la norma EURO VI, vehículos híbridos enchufables, vehículos eléctricos puros o que utilicen combustibles alternativos, como el gas licuado del petróleo (GLP) o el gas natural comprimido (GNC). La cuantía depende de las emisiones del vehículo nuevo e irá desde 1.000€ hasta un total de 6.000€, cantidad que le correspondería a un vehículo eléctrico.

Además de esto se anuncia un plan de mejoras de la red de recarga, enmarcado en el acuerdo entre la CAM e IBIL, del que informamos aquí, para el desarrollo lógico y funcional, y el mantenimiento posterior, de la infraestructura de recarga.

¿El pasado?

Esperamos que estas dos noticias sirvan de aliciente a las dos administraciones madrileñas para tirar hacia el mismo lado de la movilidad eléctrica. Se necesita un apoyo real a esta tecnología. Actos como la I Marcha del Vehículo Eléctrico en Madrid, desvirtuado por problemas administrativos del Ayuntamiento de Madrid, o la situación de la infraestructura de recarga pública  en la capital, de la que 13 de los 24 puntos de recarga situados en la vía pública están fuera de uso, no son una buena señal de un verdadero interés por la movilidad eléctrica.

Fuentes: Renault y Comunidad de Madrid