Los vehículos eléctricos están en la estrategia post Brexit de Reino Unido

El gobierno de Reino Unido cuenta con los coches eléctricos como parte fundamental de su estrategia post Brexit. La clave para su aceptación está en la implementación de una infraestructura de recarga inteligente y en el desarrollo de las baterías.

Reino Unido se enfrenta a unos años de muchos cambios. El Brexit supone su salida de la Unión Europea y un cambio en sus relaciones comerciales y en sus estrategias económicas.

En lo que se refiere al despliegue de la movilidad eléctrica el gobierno de la primera ministra Theresa May se centra en el diseño y despliegue de una red inteligente de recarga pública que permita a los conductores realizar el cambio a la movilidad sostenible. Los otros pilares de la estrategia son la inversión en I+D para el desarrollo de las baterías y su relación con las redes de energía inteligentes.

Estrategia post-Brexit: red de recarga, baterías y redes inteligentes de energía

Ya hemos hablado en alguna ocasión de la inversión que el Reino Unido tiene previsto para mejorar la infraestructura de recarga con un total de 11, 1 millones de euros  de los que  8,3 millones se dedicarán a infraestructura para vehículos eléctricos en los centros de trabajo y 2,8 millones de euros a infraestructura residencial. Greg Clark, Secretario de Estado de Negocios, Energía y Estrategia Industrial, manifestó la determinación del Reino Unido en convertirse el líder en I+D y fabricación de vehículos dotados de nuevas tecnologías.

La estrategia industrial del gobierno se basa en 10 pilares, que impulsarán el crecimiento de los negocios en Reino Unido y será supervisada por el Departamento de Negocios Energía e industria.

Theresa may, primera ministra de Reino Unido
Theresa may, primera ministra de Reino Unido

El sistema V2G (vehicle-to-grid) permite intercambiar energía entre la batería del vehículo eléctrico y la red eléctrica

En esta estrategia se menciona la tecnología de las baterías para el sector del automóvil como uno de los principales focos de desarrollo. En ella se explica que los vehículos eléctricos son menos contaminantes y más baratos de mantener, tienen el potencial para proporcionar almacenamiento de electricidad y dan flexibilidad a la demanda de energía lo que podría proporcionar beneficios a los consumidores y al sistema eléctrico.

Las redes inteligentes que respondan a las demandas de los consumidores podrían utilizar las nuevas tecnologías de baterías para almacenar energía en los vehículos eléctricos y así suministrar la energía de manera eficiente y a menor coste.

El gobierno ya está probando el uso de estas tecnologías en varias localizaciones del país para ensayar el cambio a la movilidad eléctrica y ha invertido 600 millones de libras para acelerar la transición a los vehículos de bajas emisiones.

El documento de estrategia añade: “también estamos explorando las oportunidades potenciales que ofrecen las tecnologías de combustible de hidrógeno a través de múltiples aplicaciones, incluyendo la calefacción, el almacenamiento de energía y el transporte

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here