El Ford Mondeo Hybrid es la plataforma para los nuevos vehículos autónomos de Ford que servirán como base para la investigación y desarrollo en los próximos años. Ford nos cuenta las interioridades de su sistema de conductor virtual.

El conductor virtual debe generar el mismo nivel de confianza que un conductor humano

Los nuevos vehículos autónomos de Ford utilizarán la plataforma del Mondeo (Fusion en EE.UU) Hybrid en la que se incorporan los elementos que crean lo que se conoce como el ‘conductor virtual’, un complicado software que es a la vez una base de datos, un sistema de recopilación de información y un sistema de toma de decisiones. Una amplia flota de coches de ensayo acelera el ritmo de pruebas que ya se están realizando en las carreteras de Michigan, Arizona y California. Ford espera triplicar la flota de coches autónomos hasta llegar a 90 este nuevo año.

SAE define el vehículo autónomo de nivel cuatro como aquel que no requiere de conductor para tomar el control. El coche debe de ser capaz de actuar como lo haría un ser humano al volante. El conductor virtual de Ford incorpora:

  • Sensores – LIDAR, cámaras y radar
  • Algoritmos para la localización y selección de rutas
  • Visión computerizada y aprendizaje
  • Mapas 3D de alta definición
  • Gran potencia de cálculo e informática para manejar estos datos.

Es necesario desarrollar un sistema de conductor virtual con el mismo nivel de confianza en la toma de decisiones, y aplicarlas correctamente sobre la marcha.

La flota de vehículos autónomos de Ford
La flota de vehículos autónomos de Ford

Cómo ven los vehículos autónomos de Ford

En Ford trabajan en el desarrollo de dos métodos para generar un conductor virtual: la percepción tratada y percepción directa, ambos basados en la implementación de dos software diferentes.

La percepción tratada consta de mapas 3D de altísima resolución del entorno del coche. Son todo el conocimiento que posees a priori el conductor virtual: normas de tráfico, pasos de peatones, semáforos y otros elementos estáticos. Una vez en marcha utiliza el LIDAR, radar y sensores de la cámara para escanear permanentemente alrededor del vehículo y comparar lo que ve con el mapa en 3D para ubicar el coche con precisión en la ruta, e identificar y comprender lo que le rodea.

La percepción directa complementa la percepción tratada utiliza los sensores para saber la posición del coche en la carretera y los  elementos móviles (peatones, ciclistas y otros coches). Exige un software de cálculo más sofisticado para identificar y clasificar la gran variedad de posibles elementos móviles, especialmente peatones, sobre la marcha.

Cómo funcionan los vehículos autónomos de Ford

Los sensores son su base de funcionamiento, generando datos que son comparados con el mapa 3D y otros elementos de la visión computerizada.

Dos sensores LIDAR situados en los pilares frontales del coche y  con capacidad de generar millones de haces, ofreciendo una visión de 360 grados en a una distancia de dos campos de fútbol. Es capaz de saber dónde está el objeto, su tamaño y ‘suponer’ qué es.

Las tres cámaras montadas en las barras del techo identifican las señales y los objetos. Los radares de corto y largo alcance, capaces de ver con lluvia, nieve y niebla ayudan a determinar la posición de los objetos respecto al vehículo.

El cerebro de los vehículos autónomos de Ford
El cerebro de los vehículos autónomos de Ford

El cerebro de los vehículos autónomos de Ford

Montado en el maletero es capaz de generar 1 Tb (Terabyte) de información cada hora. Para sacar partido a toda esta información la plataforma de cálculo tiene que ser capaz de procesar millones de datos por segundo para descifrar qué le que le rodea, qué hacen otros conductores, dónde va, cuál es el mejor camino, qué hacer al entrar en una vía, acelerar o frenar y qué generan sus decisiones en los otros coches.

El control de los vehículos autónomos de Ford

Una vez tomada una decisión es necesario intervenir en la dirección, frenos, acelerador y transmisión del Mondeo Hybrid.  Un coche convencional de combustión interna no tiene la suficiente energía eléctrica para alimentar un coche autónomo, por lo que es necesario tomar energía de las baterías de alta capacidad y en algunos casos no llega a ser suficiente. Así pues, la próxima generación de coches autónomos de ensayo, dispondrán de un generador adicional.

banner-corp728x90

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here