La autonomía es clave a la hora de elegir un coche eléctrico
La autonomía es clave a la hora de elegir un coche eléctrico

Cuando un fabricante de un coche eléctrico da el dato de autonomía lo refiere a los ciclos de homologación de referencia del mercado en el que se pondrá a la venta. Los más habituales el NEDC y el EPA, aunque no son los únicos.

Cuando un coche se pone a la venta, sea la que la tecnología que lo mueva, siempre anuncia sus consumos homologados en l/100 km o en kilómetros de autonomía. Todos sabemos que estos datos son difíciles de lograr en la realidad y que para lo que realmente sirven es para comparar unos coches con otros, puesto que las homologaciones las realizan todos en las mismas condiciones, en un lugar cerrado y sobre banco dinamométrico que simula la marcha real del vehículo.

La autonomía de un coche eléctrico es muy variable y depende de muchos factores

Es importante destacar que los fabricantes hacen estas pruebas por su cuenta con la que dan datos provisionales que después se validan en laboratorios independientes

En el caso de los vehículos de combustión que el consumo real no sea el que marca la homologación es importante, pero no tanto como lo es en el caso de los coches eléctricos. En este caso el recorrido, la meteorología, el estilo de conducción y el peso de la carga pueden variar de forma considerable la autonomía que, en el peor de los casos, podría reducirse hasta el 50 o el 60 por ciento de la homologación.

Parámetros de los diferentes ciclos de homologación
Parámetros de los diferentes ciclos de homologación

Los ciclos de homologación más habituales

Además del americano y el europeo existen el japonés y el australiano

El NEDC (New European Driving Cycle) estima el consume consumo urbano, extraurbano y mixto en una nave cerrada con la misma temperatura y presión atmosférica. Allí el coche permanece entre 20ºC y 30ºC durante un período comprendido entre 6 y 30 horas para que la temperatura de los líquidos del motor se estabilice. El kilometraje del coche debe estar entre 3.000 y 15.000 km.

La unidad de pruebas se coloca sobre un banco de rodillos con 22 posiciones prefijadas, que se mueven en  función del peso del vehículo, simulando el consumo. A bordo sólo habrá un conductor y todos los sistemas eléctricos de desconectan.

Durante la prueba que dura 19 minutos y 40 segundos en los que se recorren 11 kilómetros y 7 metros. El ciclo consta de dos partes que se realizan de forma continua. De ambas mediciones se obtiene el consumo mixto:

  • La urbana, que simula los arranques y detenciones típicas de esta circulación dura 195 segundos y se repite cuatro veces recorriendo 4,052 km. La velocidad media es de 33,6 km/h y la velocidad máxima 50 km/h.
  • La extraurbana es un recorrido de 400 segundos y 6,955 metros sin repeticiones. La velocidad máxima es de 120 km/h.

En el caso del ciclo EPA (Environmental Protection Agency) la diferencia fundamental es que se separan las pruebas en ciudad y en autopista, con duraciones diferentes desde los 23 minutos hasta los 12 minutos. La velocidad media es de 77,4 km/h en autopista y de 31,7 km/h en la ciudad.  La velocidad máxima en autopista es de 96,4 km/h.


Para más información sobre los ciclos de homologación os aconsejamos que visitéis este enlace (en inglés) en el que se explican todos los existentes

banner-corp728x90

2 Comentarios

Dejar respuesta