“Pruebe, compare, y si encuentra algo mejor… cómprelo”

0
512

Manuel Luque, director general de Camp, hizo célebre hace 30 años el slogan “Busque, compare y si encuentra algo mejor… cómprelo”, y salvó de la ruina a una empresa que debía 11.000 millones de las antiguas pesetas. No fue sólo el slogan lo que logró reflotar una empresa desahuciada pero tuvo mucho que ver.

Aunque las comparaciones son odiosas y la movilidad eléctrica no está en situación de crisis ni mucho menos, el sector necesita de un slogan como aquel, simpático, directo y creíble. No es necesario darle muchas vueltas porque ya tenemos el ejemplo: “Pruebe, compare, y si encuentra algo mejor… cómprelo”

Estamos hartos de decir que para que un usuario comprenda la dimensión de la movilidad eléctrica tiene que probar un vehículo eléctrico. Cuando lo hace, la sensación que obtiene al volante es tan placentera que los demás condicionantes se vienen abajo.

No soy yo el que diga que no existen “peros” a la compra de un cohe eléctrico, pero los propios usuarios se encargan de minimizarlos o incluso de eliminarlos con razonamientos y con pasiones, porque la pasión es en la mayoría de los casos la que nos mueve a la compra de un vehículo.

Jorge González Cortés, director comercial y marketing de Gesternova es un apasionado de los vehículos y de la energía sostenible. Con estos condicionantes, nos explica en su blog “solokilovatiosverdes“, por qué ha elegido un vehículo eléctrico para su uso diario.

“Como aficionado a los automóviles y defensor de las renovables me he convertido en un defensor del coche eléctrico por varias razones que paso a enumerar. Algunas en realidad son más pasiones que razones, pero es que los coches se compran con cabeza pero también con emoción.”

Economía de uso

El menor número de piezas y líquidos ya le hace un vehículo más fácil de mantener tanto económicamente como por desgaste de sus piezas. Ni que decir tiene del coste por cada 100km, que es de entre 1 y 2 euros, por lo que el mayor coste de adquisición del vehículo eléctrico se compensa con el ahorro en combustible. Hace unos años, se justificaba el sobrecoste de la compra de un diésel con el ahorro que a la larga nos producía en combustible. Hoy, tras los denostadores informes sobre contaminación atmosférica, el diésel está siendo criminalizado. Pues bien, el argumento del ahorro a largo plazo es equiparable al eléctrico con la ventaja de que estamos utilizando un vehículo no contaminante y con aparcamiento gratuito en las zonas reguladas.

Hay que hacer una salvedad ante esta última afirmación. El vehículo eléctrico no será contaminante si recarga su batería con energía eléctrica 100% renovable, como pueden asegurar pocas comercializadoras. Gesternova es un buen ejemplo de sostenibilidad por principios fijados en sus estatutos.

Autonomía

En este sentido, Jorge invita a todos los conductores a hacer un análisis del uso diario que le dan a su vehículo, y comprobarán que la mayoría de ellos no hacen más de 80 km diarios. Con una autonomía de 160 km en condiciones normales de uso, la autonomía no es un obstáculo en la compra. Si se tiene que hacer un viaje largo, las marcas ponen a disposición de los usuarios coches de alquiler a buen precio como sustitución. 

eventosVEM

Y si aún tiene alguna duda, los próximos 11 y 12 de abril podrá probar todas las marcas en la Plaza de Colón de Madrid en VEM 2015, un evento organizado por el Ayuntamiento de Madrid, AEDIVE, y Movilidadelectrica.com, con el que entenderá la verdadera dimensión de un vehículo eléctrico. 

“Pruebe, compare, y si encuentra algo mejor… cómprelo”

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here