Las modificaciones previstas del gestor de carga. Otra forma de entender el negocio

1
2703

La modificación puntual de algunos aspectos del RD 647/2011 por el que se regula la actividad de los gestores de carga de vehículos eléctricos y que desde hace tiempo espera el sector, podría ver la luz próximamente, una vez que se ha remitido desde el Ministerio de Industria la versión para Consejo de Estado a la espera de su Dictamen.

Esta modificación pretende simplificar determinados requisitos de carácter técnico, en particular para puntos de recarga de pequeña potencia asociados a actividades del sector terciario, diferentes de la recarga energética. De esta manera, el titular del punto de consumo tan solo deberá de comunicar su alta como gestor de cargas para poder llevar a cabo esta actividad de manera complementaria a su actividad principal. Se elimina la necesidad de modificar Objeto Social y Estatutos de la Sociedad.

Novedades

De las novedades que incorpora esta modificación con respecto al RD 647/2011, si finalmente se aprueba como se ha redactado en la versión del Consejo de Estado, y a las que ha accedido Movilidadelectrica.com, destaca el añadido de un punto 3 en el artículo 1, que incluye la definición de vehículo eléctrico como “vehículo de motor equipado de un grupo de propulsión con al menos un mecanismo eléctrico no periférico que funciona como convertidor de energía y está dotado de un sistema de almacenamiento de energía recargable, que puede recargarse desde el exterior”. De este modo, se contempla en el rango de vehículo eléctrico a las bicicletas, lo que no estaba bien definido en el RD vigente.

Igualmente se modifican las letras e), h), k) e i) del artículo 2.2 del RD. De estas modificaciones, el punto k) es el más significativo, al añadir respecto al anterior redactado que “…se podrán conectar puntos de recarga de vehículos eléctricos con una potencia instalada en conjunto inferior a 75 kW, exclusivamente para este uso, a la instalación interior de un consumidor cuya actividad principal no sea la de recarga antedicha, debiendo constituirse como gestor de carga. En este caso, se considerará un único punto de suministro a efectos de la contratación de los peajes de acceso y cargos y del suministro de energía eléctrica”.

Este añadido, que en principio podría suponer una ventaja a la hora de facilitar la instalación de puntos de recarga de vehículos eléctricos en el sector terciario, no parece aportar nada nuevo respecto a lo ya publicado.

Si los puntos de carga los fuera a operar un tercero, tendría sentido pues hasta ahora, el gestor de carga está obligado a disponer una línea independiente para gestionar y operar los puntos de carga de otro.

Sin embargo, al obligar a la empresa del sector terciario a constituirse como gestor de carga pierde sentido esa limitación, pues dicha empresa podrá operar tanta potencia en sus puntos de carga como crea oportuna y desde su propia línea. Obviamente, un restaurante, hotel, centro comercial o parking (por ejemplo) que se erija como gestor de carga no va a subcontratar el servicio a otro gestor de carga e incurrir en más costes, en especial cuando además, la ampliación de la letra i) en el artículo 2.2 del RD en la modificación establece que no es necesario que los puntos de carga estén adscritos a un centro de control para recibir consignas del gestor de la red (en nuestro país, Red Eléctrica de España) “para las instalaciones con potencia contratada inferior a 5 MW, y en los sistemas eléctricos no peninsulares inferior a 0.5 MW”.

Como la figura del gestor de carga permite el almacenamiento, una empresa del sector terciario con un elevado consumo eléctrico podría adoptar esta figura y almacenar la electricidad que compre en el pool al precio más competitivo.

¿Ser o no ser gestor de carga?

El hecho de que una empresa del sector terciario se quiera instalar puntos de carga para ofrecer la recarga de forma gratuita a sus clientes como servicio de valor añadido le exime de erigirse como gestor de carga, ya que no se produce una reventa de la electricidad a un tercero y por definición, los gestores de cargas del sistema son aquellas sociedades mercantiles que, siendo consumidores, están habilitados para la reventa de energía eléctrica para servicios de recarga energética y su almacenamiento.

Este punto ha sido objeto de controversia constante en el sector entre quienes defienden dicha postura y quienes abanderan la opuesta: la obligación de cualquier empresa que ofrezca la recarga de vehículos eléctricos de ser gestor de carga o de contratar a un gestor de carga, con independencia de que la ofrezca de forma gratuita.

Una venta implica, por definición, traspasar la propiedad de algo (en este caso de electricidad) a un tercero tras el pago de un precio convenido. Cuando no existe un precio de por medio, no se produce una venta, por lo que esa electricidad se ofrece de forma gratuita y quien lo hace, por tanto, no puede ser gestor de carga.

La pregunta que ronda este ya eterno debate es si la electricidad se puede, o no, regalar. La Ley del Sector Eléctrico establece que la electricidad no se puede ceder, pero la interpretación que muchos juristas hacen de este concepto es que una empresa con un CUPS o Código Universal de Punto de Suministro (el NIF de cada instalación, por hacer un símil entendible) no puede ceder electricidad a otra empresa susceptible de contratar su propio CUPS. Esto es: Un restaurante no puede ceder su electricidad a otro restaurante porque ambos deben de tener un CUPS propio.

De algún modo, el mismo Gobierno ofrece la clave a este dilema en el desafortunado proyecto de Real Decreto para regular el autoconsumo, que podría aprobarse en breve en un arrebato de insensatez por parte del Ejecutivo. Aun así, el texto de este proyecto de RD obligaría a regalar a las compañías eléctricas la producción sobrante de aquellos consumidores conectados a la red eléctrica, ya que no la podrían almacenar.

que es un gestor de cargas - 700

Se hace patente, por tanto, que no existe a los ojos del Gobierno perversión alguna en el hecho de regalar electricidad, y más aún cuando esa electricidad ya ha sido pagada por un consumidor que posteriormente, tiene la libertad de ofrecerla gratuitamente a un tercero, siempre que ese tercero, repetimos, no sea susceptible de tener un CUPS, como sucede con las personas físicas que acuden con su vehículo eléctrico a un restaurante, hotel, centro comercial, parking, hospital o cualquier otro establecimiento del sector terciario.

Así sucede, por tanto, que restaurantes, centros comerciales, hoteles, parkings, aeropuertos y otras actividades del sector terciario ofrecen constantemente su electricidad de forma gratuita a los usuarios/clientes/pacientes para la recarga de móviles, tablets, ordenadores y cualquier otro gadget imaginable alimentado con electricidad.

Almacenamiento. Y el que hizo la ley hizo la trampa

Dicho todo esto, la pregunta es: ¿sale a cuenta para una empresa del sector terciario hacerse gestor de carga? La respuesta es: depende de su consumo eléctrico.

Cualquier empresa puede acudir libremente al pool para comprar la electricidad de forma más barata, pero no puede almacenarla aprovechando las señales de precio cuando es muy bajo y utilizarla posteriormente en las horas pico, cuando su precio es muy elevado. ¡A no ser que se haga gestor de carga!

Como la figura del gestor de carga permite el almacenamiento, una empresa del sector terciario con un elevado consumo eléctrico podría adoptar esta figura y almacenar la electricidad que compre en el pool al precio más competitivo, logrando así muy importantes ahorros en la cuenta de explotación de la empresa con la condición de instalarse unos puntos de carga (por ejemplo, 10 puntos de carga de 7,3 kW permiten aprovechar la propia línea de acometida del consumidor/gestor de carga porque no supera los 75 kW) y cobrar por su uso a los clientes, eso sí, estableciendo el precio que considere oportuno, lo que podría ser un coste residual para contentar a los usuarios de vehículo eléctrico.

A fin de cuentas, la operación ya le saldría rentable en el corto plazo por los ahorros en la factura eléctrica al poder almacenar la electricidad.

1 Comentario

  1. Me resulta llamativo que no haya ningún comentario sobre el artículo. A mi parecer es bastante esclarecedor y completo. Creo que el desconocimiento de la figura de gestor de carga es todavía muy grande.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here