Las innovaciones de BMW. i3 y adios a la preocupación por la autonomía

0
480

El salón de Fráncfort, en septiembre,  será el escenario de la presentación del BMW i3 y el año que viene será una realidad en los concesionarios. Un coche revolucionario por tecnología, pero también por la nueva filosofía y el aire fresco que aporta a la movilidad eléctrica.

Ya es oficial. BMW lo ha anunciado. El próximo 14  de septiembre se presentará al público el i3. Este coche despierta los sentidos, por su diseño, por su calidad y por su filosofía. Un coche compacto, elevado, con aires deportivos y pendiente de la sostenibilidad. No es extraño que ya cuente con cientos de reservas en Alemania, según indicó Norbert Reithofer, presidente de BMW.

El i3 nace para ser un referente dentro de la movilidad eléctrica urbana. Su habitáculo, bautizado como módulo “Life”, permite una funcionalidad interior que nada tiene que ver con lo conocido hasta ahora: puertas con apertura en sentido opuesto, asientos de banco continuo, suelo plano, cuadro de instrumentos reducido.

También aporta novedades en cuanto a su fabricación utilizando materiales de bajo peso. Gracias a la utilización de métodos únicos y el menor número de piezas del sistema eléctrico, permite reducir el tiempo de ensamblaje  a la mitad del necesario para un coche de combustión.

Autonomía

Pero BMW no se ha quedado ahí y ha querido entrar de lleno en el debate sobre la autonomía de estos vehículos. El BMW i3, de forma opcional, podrá incorporar un extensor de autonomía. Un pequeño motor de gasolina muy económico, ligero y compacto fabricado por Kymco, suministrador habitual del BMW. Un motor de 2 cilindros que incorpora un pequeño depósito de combustible y que, al parecer, pretende ser “de emergencia” al no poder alimentar completamente al motor eléctrico, aunque con él se doblará su autonomía pudiendo llegar hasta los 350 ó 400 kilómetros. BMW está seguro de que en la mayoría de los trayectos no se utilizará, pero cree que este sistema aporta seguridad psicológica al conductor y elimina el famoso range anxiety. Además de esta opción BMW podría poner en marcha un sistema de cesión o alquiler de coches con motor de combustión para los propietarios de un eléctrico de su marca, con el fin de que lo utilicen en los momentos puntuales en los que necesitan hacer un viaje muy largo.

Interactividad

Además el BMW i3 aporta una interactividad con el vehículo que ya es una realidad. La conectividad y las posibilidades de comunicación del i3 permitirán, a través del móvil, calcular la ruta más eficiente, conocer el estado de carga del vehículo y reservar un espacio de aparcamiento con punto de recarga en el destino. Toda esta tecnología va muy por delante de una  infraestructura de recarga que, no nos cansamos de repetir, tiene que estar lista para aprovechar todo lo que ya se puede hacer. BMW ha publicado un vídeo ilustrativo que incluimos a continuación:

Algunos  números del  BMW i3

Aun no se conocen con exactitud los datos técnicos de este modelo, que no diferirán mucho de lo anunciado por el prototipo: 125 kW (170CV) de potencia que consiguen un par de 250 Nm, logrando una aceleración de 0 a 100 en menos de 8 segundos con una velocidad máxima de 150 km/h. El pack de baterías, de litio de 22 kWh permite una autonomía entre 130 y 160 kilómetros con cada carga (sin extensor), aunque en modo Eco puede llegar a 220 km puesto que contará con dos modos de conducción ECOpro y ECOpro+, en este último se reduce el consumo eléctrico al máximo desconectando los sistemas eléctricos de coche que no son imprescindibles.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here