Las dos velocidades eléctricas del BMW i8

0
491

La mayoría de los coches eléctricos actuales utilizan una única velocidad para transmitir el movimiento de su motor a las ruedas. Sobre la necesidad de una caja de cambios en los coches eléctricos se ha debatido mucho y hay opiniones encontradas.

El BMW i8 es un deportivo híbrido enchufable propulsado por un motor de combustión en el eje trasero e impulsado por un motor eléctrico en el delantero.  Aunque el motor trasero es el que mayor protagonismo tiene en este coche nos vamos a centrar en ese motor delantero y su transmisión eAxle de dos velocidades desarrollada en exclusiva por GKN para BMWi, que proporciona un par a las ruedas delanteras de 250 Nm gracias a los 96 kW (141 CV) de potencia generada en el motor.

Esta caja de cambios tiene como objetivo aumentar el rendimiento del vehículo en todo el rango de velocidades. Con la inclusión de una segunda velocidad se mejora la aceleración y la autonomía eléctrica pura beneficiando la dinámica de la conducción y la reducción de emisiones de CO2. El régimen de giro máximo del motor eléctrico es de 11.400 revoluciones por minuto. Las dos relaciones introducidas logran disminuir la rumorosidad en la relación más corta y aumentar la eficiencia en la más larga, siendo en conjunto de un  97%. GKN asegura además que, gracias a esta caja de cambios, el motor y todos los sistemas asociados pueden disminuir de tamaño lo que reduce el peso y como consecuencia la eficiencia.

La discusión se centra sobre si es cierto que con ellas se logra un incremento de autonomía. El consumo energético de los coches eléctricos a altas velocidades es muy elevado en comparación con el que tienen al circular a baja velocidad.  Pero no es un problema de eficiencia ya que los motores eléctricos lo son a cualquier régimen de giro.

caja_de_cambios_bmw_i8_-_700_

Su consumo aumenta sí, pero por culpa de la aerodinámica y su autonomía disminuye, también, pero porque la batería es de muy poca capacidad. Aún así su consumo energético es tres veces inferior a un térmico en sexta, séptima o cualquier velocidad que se pueda engranar  en una caja de cambios. Aunque este razonamiento parece lógico la segunda velocidad permite disminuir el régimen de giro del motor eléctrico lo que se traduce en un ahorro  en el consumo de la batería, eso sí, a cambio de un incremento en el peso de la mecánica del coche que puede provocar, en sentido contrario, una pérdida de autonomía. La discusión sigue servida.

Fuente: GreenCarCongress

banner-corp728x90

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here