Informe sobre la rentabilidad de los coches eléctricos de McKinsey
Informe sobre la rentabilidad de los coches eléctricos de McKinsey

Un estudio de la empresa consultora McKinsey&Company sobre la rentabilidad de los coches eléctricos en función del precio del kWh de las baterías concluye que no igualarán a los de combustión hasta 2025-2030.

Hace unos días os contábamos una de las conclusiones del informe presentado por McKinsey & Company titulado “Electrifying insights: How automakers can drive electrified vehicle sales and profitability” sobre la necesidad de que los fabricantes abrieran nuevas líneas de negocio relacionadas con la movilidad y la conectividad de los futuros vehículos eléctricos y autónomos.

En ese mismo informe se incluye un estudio relacionando el precio de las baterías con la rentabilidad de los coches eléctricos. Una condición fundamental en nuestra sociedad actual que muchas veces da más importancia al dinero que a la salud y la calidad de vida, sin ponderar que todo ello es importante.

Sobre el precio delas baterías y su importancia en el coste final del vehículo ya hemos hablado en otras ocasiones (Navigant Research, Bloomberg,General Motors). En este nuevo informe  McKinsey&Company establece las previsiones y los límites en el precio del kWh para calcular la rentabilidad de los coches eléctricos respecto a los de combustión.

Evolución del precio de las baterías y las ventas de coches eléctricos
Evolución del precio de las baterías y las ventas de coches eléctricos

Se alcanzarán precios por debajo de los 100 $/kWh entre 2025 y 2030

La conclusión que establece el informe que serán necesarios entre dos y tres ciclos de evolución de las baterías para que esto se produzca, algo que ocurrirá entre 2025 y 2030, es decir, dentro de casi 10 años, a pesar de que el coste del kWh de batería ha descendido de 1.000 $/kWh en 2010 a 227 $/kWh en 2016 (según McKinsey) y siempre teniendo en cuenta que este precio es de la batería completa, no el de las celdas que la componen: “A pesar de la importante caída  el coste por kWh de las baterías, los vehículos eléctricos siguen siendo más costosos que los de combustión, comparando modelos de características similares. Las proyecciones actuales dicen que el precio descenderá hasta los 190 $/kWh a finales de esta década y que alcanzarán precios por debajo de los 100 $/kWh en 2030”.

Teniendo en cuenta los costes actuales de producción las empresas que venden vehículos eléctricos se enfrentan a la perspectiva de perder dinero con cada venta a corto plazo. Más adelante entre 2025 y 2030, en virtud de la reducción de costes se podría llegar a una paridad de precio (sin contar incentivos) hasta que el coste de la batería esté por debajo de los 100 $/kWh. Una estimación en la que coinciden la mayoría de los fabricantes de baterías. Todos menos uno.

Tesla tiene sus propios cálculos sobre la rentabilidad de los coches eléctricos

El fabricante californiano tiene en la Gigafactoría que está construyendo en Nevada junto con Panasonic, el punto de inflexión de su plan maestro. Las baterías son clave y afirma que ya logran estar por debajo de 190 $/kWh  desde principio de 2016. Eso le permite logra un margen bruto del 30% en cada unidad del Model S (en el caso de la batería de menor tamaño, que se vende en Estados Unidos por unos 68.000 dólares).

El Model 3 pasa a la fase de pruebas
El Model 3 pasa a la fase de pruebas

Tesla ha anunciadlo el  Model 3 por 35.000 dólares (sin incentivos) y con más de 320 kilómetros de autonomía real, o sea, una batería de por lo menos 60 kWh. El coste de la batería tiene que caer de forma importante en los próximos años.

En ese plan juegan un papel muy importante las nuevas celdas cilíndricas ‘2170’ que ya se están construyendo en Nevada, que deberían permitir lograr ese precio, que iguala al que tendrán los vehículos de combustión de similares características. ¿Querrá decir esto que Tesla y Panasonic serán capaces de lograr baterías de 100 $/kWh en 2020?

nuevas celdas para baterías de Panasonic
Celdas 2.170 de Panasonic

La economía de escala y las mejoras en la eficiencia delos procesos de fabricación son sus herramientas. Quizás también pueda influir  la estructura de su pack de baterías compuestas por miles de celdas cilíndricas, diferentes a las de Nissan o Chevrolet que utilizan menos celdas y de forma prismática. Una pista nos la da Samsung que presentó recientemente presentó unas nuevas celdas cilíndricas.


Enlace al estudio de McKinsey & Company completo (en inglés)

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here