La guindilla

0
355

Creen las asociaciones que España es un país con un nivel de renta per cápita y un nivel de desarrollo económico suficiente como para tener unas ventas anuales de más de un millón de vehículos, 1,3 para ser más exactos. Pero, ¿han pensado tan siquiera si el desarrollo económico del país pasa porque en cada familia haya dos o incluso tres vehículos para cada 4 ó 5 personas? 

¿Es eso la sostenibilidad de la que se llenan la boca cada vez que dan un discurso ante una audiencia? No nos engañemos, todos queremos ganar dinero sea al coste que sea, y si para ganarlo nos tenemos que rasgar las vestiduras pues nos las rasgamos.

Solicitan las asociaciones el mantenimiento de los planes de estímulo para conseguirlo. Unos planes de estímulo que incentivan la compra de un vehículo pero que no incentivan el uso compartido por ejemplo. Hay que tener en cuenta que los coches de uso privado están parados la mayor parte de su vida útil, y que el tiempo efectivo de uso no amortiza en nada ni su precio, ni su mantenimiento (seguro, cambios de aceite, ruedas, frenos, averías….).

En la situación en la que estamos no deberíamos ser tan ligeros a la hora de valorar la situación de los mercados. La profunda crisis debería darnos un nuevo enfoque a la hora de abordar el sector en el que nos movemos. No debemos partir de las mismas premisas y querer volver a la situación de 2008, ya que aquello nos llevó a donde estamos ahora.

¿Cuantos particulares compraban coches tan sólo por el hecho de lucirlos aunque no podían pagarlos? ¿Es necesario volver a tanto derroche? Yo sinceramente creo que no, que nos estamos equivocando si pensamos que volveremos a mover un mercado a fuerza de descuentos y de ayudas del gobierno. Tan sólo hay que salir a la calle de vez en cuando y hablar con los vecinos, con los amigos, o con los familiares. En la cabeza de nadie está el querer comprar un segundo coche y mucho menos un tercero. Pero sí está en la cabeza de la gente la movilidad sostenible, la movilidad eléctrica, el uso compartido de un vehículo que sólo se conduce de vez en cuando.

Seamos valientes, no nos escondamos en las estadísticas del pasado, demos un golpe en la mesa y ofrezcamos nuevos productos más acordes con los tiempos, con las necesidades reales de nuestros clientes. No les creemos necesidades falsas por favor.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here