autobuses eléctricos

Según un estudio de Navigant Research, en la próxima década los autobuses eléctricos serán lo más habitual en las principales ciudades de Europa y Norteamérica. Los principales motivos de este cambio se deben a las políticas en favor del transporte eléctrico y al menor coste de las baterías. 

El sector del transporte público está empezando a electrificarse. Si tenemos en cuenta que los autobuses son uno de los principales vehículos que circulan por los núcleos de las grandes urbes, esto es un paso muy importante.

Hasta ahora, se han implementado las políticas y campañas en favor del uso del transporte público. El impacto de contaminación del transporte público en las ciudades es menor que el del vehículo privado. Sin embargo, esto no resta que los autobuses tradicionales contaminen.

La electrificación de los vehículos no puede limitarse sólo al transporte privado.

Sin embargo, cada vez son más las grandes ciudades que suman a sus flotas autobuses de bajas emisiones o de cero emisiones. De esta forma, la industria de los autobuses está empezando a responder a las preocupaciones ambientales. En los próximos años los autobuses eléctricos serán los más habituales.

Los gobiernos, tanto a nivel local como ocurrió en Madrid con los autobuses eléctricos como nacional, están implementando leyes al respecto. Lo que permite que la entrada de este tipo de vehículos tenga un mayor impacto.

Uno de los problemas a los que se enfrentaba la industria hasta ahora era el elevado coste de la fabricación de las baterías. Sin embargo, debido al crecimiento y a la demanda del sector del vehículo eléctrico en los últimos años, el precio de las baterías está bajando. Lo que permite desarrollar una flota de autobuses eléctricos con unos costes mucho más asumibles.

autobuses eléctricos
La solución a los problemas de contaminación en los núcleos urbanos pasa por la electrificación del transporte privado pero también el público.

En esta situación, se espera que para 2026 la principal propulsión de los autobuses sea ampliamente eléctrica a nivel mundial. Según Navigant Research, el mercado de los autobuses eléctricos pasará de 119.141 unidades en 2016 a 181.055 en 2016.

Si queremos tener un sistema de transporte público que no contribuya a la contaminación de las ciudades es necesario electrificar la flota de autobuses.

De manera paralela, se espera que los cambios también lleguen de tecnologías que no son de cero emisiones pero sí de bajas emisiones. Se prevé también un aumento de la flota de los autobuses basada en tecnología híbrida e híbrida enchufable para las mismas fechas.

Por zonas, las regiones donde se espera que tenga un mayor impacto son Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea. Los países que más esfuerzos están llevando a cabo en la creación de su flota de autobuses eléctricos en el viejo continente son Alemania y Reino Unido.

De esta forma, todo parece indicar que en la próxima década asistiremos a la implementación de los autobuses eléctricos en muchas de las principales ciudades del mundo. Lo que constituirá un paso más en la lucha contra la contaminación en los núcleos urbanos.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here