La ansiedad por la recarga y 5 consejos para la instalación de una estación de recarga.

0
337

Conducir con todos los sentidos puestos en el marcador de autonomía y en el del consumo medio, salir de casa con la batería llena y, por si acaso, recargar siempre que se pueda todo el tiempo que posible: la ansiedad por la recarga.

De los creadores de la ansiedad por la autonomía llega ahora la ansiedad por la recarga. Un nuevo término se cierne sobre los usuarios habituales y esporádicos de coches eléctricos. Mientras las baterías permitan autonomías que rocen los 100 kilómetros, que es la reserva de cualquier térmico, y mientras los puntos de recarga rápida sean tan escasos como ahora, el propietario de un coche eléctrico intentará recargar el suyo siempre que aparque y su fijación será encontrar ese punto de recarga que le dé un plus de tranquilidad a su ansioso cerebro. 

De los creadores de la ansiedad por la autonomía llega ahora la ansiedad por la recarga. Un nuevo término se cierne sobre los usuarios habituales y esporádicos de coches eléctricos. Mientras las baterías permitan autonomías que rocen los 100 kilómetros, que es la reserva de cualquier térmico, y mientras los puntos de recarga rápida sean tan escasos como ahora, el propietario de un coche eléctrico intentará recargar el suyo siempre que aparque y su fijación será encontrar ese punto de recarga que le dé un plus de tranquilidad a su ansioso cerebro.

En Estados Unidos los coches eléctricos son cada vez más habituales y esto está haciendo aparecer nuevos problemas. Y uno de ellos es que los puntos de recarga están siempre ocupados por vehículos que, realmente, no necesitaban esa energía para su recorrido diario pero que, por si acaso, han sido enchufados para tranquilidad de su propietario.

CHEVROLET VOLT

Charge Point, el mayor fabricante de puntos de recarga de Estados Unidos ofrece 5 consejos para la instalación de estaciones de recarga y evitar este efecto:

Anticipación

Las estaciones de recarga deberán dimensionarse considerando que, por cada dos coches eléctricos a los que sirva, exista al menos un borne de recarga.

Optimizar el espacio

Permitir la conexión a un mismo poste de recarga desde varias plazas de aparcamiento de forma que pueda servir a varios vehículos simultáneamente.

El armario de las llaves

En la estación de carga se debe disponer del personal necesario para que  se puedan retirar de las plazas de carga los coches que ya la han concluido y conectar otro. Para ello los propietarios tienen que permitir el acceso a sus coches dejando las llaves a los operarios.

Red social

Creación de plataformas de usuarios que se comuniquen y organicen la recarga de sus vehículos.

Gestión de reservas

Los sistemas de gestión de reservas mediante aplicaciones para teléfono móvil o a través de internet  ayudarían a mantener en orden las recargas y a asegurar parking y energía de una sola vez facilitando además el pago de los servicios.

En Estados Unidos puede que ya estén en esta fase y podríamos pensar que en Noruega también. Desde luego en países como España para que todo esto sea aplicable aun deben crecer mucho las ventas de coches eléctricos y la infraestructura de recarga. Como decimos en muchas ocasiones la tecnología ya está en los coches, en los puntos de recarga y en la gestión de la energía y las comunicaciones. Hace falta voluntad y planificación para juntarlo todo y hacer despegar la movilidad eléctrica.

Fuente: automobile-prope.com

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here