Jornadas de innovación BMWI en 2013

0
502

La estrategia de BMW no pasa solo por lanzar modelos eléctricos al mercado. Va mucho más allá. El objetivo es la sostenibilidad tanto del producto como del proceso de  producción. El abastecimiento de energía, el consumo de agua, las emisiones causadas por los disolventes y el tratamiento de residuos son tan importantes como un coche que no contamine.

Hace poco informábamos de la presentación del BMW i3 en el próximo salón de Fráncfort y describíamos las novedades tecnológicas que aportaría este vehículo. Aunque parezca que ser eléctrico es ya una gran innovación la utilización en su fabricación de materiales ligeros, como la fibra de carbono, es otra característica muy importante para un vehículo eléctrico, hablando en términos de autonomía.

Durante 10 años BMW ha desarrollado la tecnología suficiente para aprovechar la fibra de carbono en vehículos fabricados en grandes series; ciclos de producción muy cortos y unión de piezas mediante un pegamento, producto del propio trabajo de desarrollo, permiten ensamblar partes de la carrocería de forma totalmente automática.

BMW supervisa toda la producción, desde la fabricación hasta el reciclaje. Se inicia en Moses Lake, en Estados Unidos, donde la energía proviene de centrales hidráulicas, continúa en las de Wackersdorf y Landshut, y concluye en la de Leipzig, donde la energía la producen cuatro plantas eólicas locales. Además se consigue reducir a la mitad la demanda de energía para la producción de los modelos BMWi y se reduce en un 70% el consumo de agua.

bmwint1El reciclaje y reutilización de las piezas de fibra de carbono permite que los desechos de la fabricación sean sometidos a diferentes sistemas de procesamiento para incorporarlos de nuevo a los procesos de producción de la planta o destinados a otras aplicaciones. Además de la fibra de carbono, también las baterías son recicladas al final de la vida útil de los automóviles.

Para completar todo el ciclo BMWi ha desarrollado un programa de fiabilidad para asegurar la durabilidad de los componentes eléctricos de sus coches. La batería, el sistema de refrigeración y  la calefacción funcionarán durante toda la vida útil del vehículo gracias a un sistema inteligente de gestión de todos sus componentes.

Las reparaciones del coche también están contempladas en el programa pudiendo sustituir módulos de batería defectuosos y reparar piezas de carrocería de fibra de carbono de forma sencilla.

Además de los criterios técnicos y de diseño del propio coche BMW ofrece otros servicios para sus clientes bajo la denominación 360ºELECTRIC: la infraestructura de recarga es también su objetivo, desarrollando centros de recarga públicos con sistema de reserva y pago y facilitando también su instalación en el hogar de los clientes. Además pondrá en marcha un sistema de préstamo de vehículos de combustión para los clientes que precisen mayor autonomía para realizar viajes largos.

Tras el BMW i3, vendrá, en 2014 el BMW i8, un deportivo híbrido de grandes prestaciones. “Estamos seguros de que vamos a ganar dinero con cada i3 que vendamos desde su lanzamiento”, asegura el jefe de producción Harald Krueger.

Pero la innovación da un paso más para aplicarse también al proceso de compra. Haciendo suyo el ejemplo de Tesla, el fabricante estadounidense, y con el fin de hacer más asequible su gama eléctrica, la distribución de estos vehículos se hará on line, con el consiguiente ahorro de gastos de los concesionarios habituales. Además BMW pretende incluir el i3 a su plataforma de coche compartido DriveNow para integrarlo en el mundo del carsharing en grandes ciudades.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here