Google detiene su proyecto de coche autónomo
Prototipo autónomo y eléctrico de Google, sin volante ni pedales

En una decisión que no deja de ser sorprendente, y tras 10 años de desarrollo, Google detiene su proyecto de coche autónomo en favor de una estrategia de asociación con otras empresas.

Google ha sido hasta ahora uno de los máximos impulsores de la conducción autónoma. Un curioso proyecto, llamado Google X, cuyo resultado es un pequeño coche eléctrico sin pedales ni volante, destinado al servicio de car sharing, una línea de negocio que se estaba desarrollando de forma paralela con el nombre de Waymo. Incluso ya se habían iniciado las pruebas reales en carretera abierta todavía con presencia humana en el interior mientras la regulación no permita la conducción completamente autónoma.

Por eso sorprende mucho la paralización, al menos de momento, de este proyecto por parte de Google. La razón parece que es su intención de centrarse en los acuerdos con otras compañías automovilísticas como Chrysler,  con quien ya colabora en una flota del Pacífica, el monovolumen de la compañía, en su versión híbrida enchufable.

chrysler pacifica hibrido enchufable detroit-lateral
Chrysler Pacifica hibrido enchufable en el Salón de Detroit

Una demostración más de este cambio de  estrategia hacia la colaboración con otras empresas es el acuerdo  que tiene firmado con Ford para desarrollar tecnologías de conducción autónoma. De esta forma podría dejar en manos de otros el desarrollo del vehículo propiamente dicho, que necesita una gran inversión y mucha experiencia, y centrarse más en la parte del software y la comercialización de servicios integrados en los coches autónomos.

El futuro del coche autónomo

Además de la noticia de que Google detiene su proyecto de coche autónomo también hemos sabido que Uber ha perdido a tres de sus ingenieros que trabajaban en el desarrollo de la inteligencia artificial de la compañía. A ellas se unen los casos de accidentes, aun bajo investigación, que han ocurrido con el Autopilot de Tesla.

A pesar de todo esto los expertos aseguran que en 10 años será una tecnología completamente funcional que se implantará en muchos vehículos, lo que provocará la pérdida de muchos puestos de trabajo que quedarán obsoletos al no requerirse la presencia humana detrás de sus mandos

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here