Punto carga rápida GIC

Ayer, 29 de diciembre, tuvo lugar la inauguración del primer punto de carga rápida de GIC. El punto está situado en la estación de servicio que Shell tiene en la Avenida de Machupichu, 105, y cuenta con los 3 tipos de carga rápida existentes: CHAdeMO y CCS Combo 2 a 50kW en continua y Mennekes a 43kW en alterna.

En la inauguración estuvo presente Juan Azcárate, el Director de la Agencia de la Energía del Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Arístides Bonilla, el director de Comunicación, Marketing y Desarrollo de DISA, empresa licenciataria de la marca Shell en España, y Carlos Carmona, Director de Desarrollo Sostenible de Grupo Etra, la empresa instaladora.

El día del palo y la zanahoria

La inauguración del punto de carga rápida de GIC coincidió con la puesta en marcha de la fase 3 del protocolo de alta contaminación. Según Juan Azcárate, tal coincidencia podría describirse como “el día del palo y la zanahoria”. Palo para los automovilistas que no podían utilizar su vehículo de combustión con matrícula par, y zanahoria para los usuarios de coches eléctricos, que veían además incrementada su capacidad de autonomía en Madrid con este nuevo punto de carga rápida. Para Azcárate, la falta de carga de oportunidad puede suponer una barrera para el desarrollo de la movilidad eléctrica, y el Ayuntamiento de Madrid apoyará estas iniciativas, que ayudan a mejorar la calidad del aire de los madrileños.

GIC cobrará por tiempo

Según nos contó, Carlos Carmona, durante el próximo mes de enero GIC pondrá en funcionamiento un nuevo sistema de pago en sus puntos de carga pública. La tarjeta dejará paso a una APP con la que el usuario podrá recargar por tiempo. Hasta la fecha, el precio de la recarga era por kWh descargado (0,45€/kWh), y el usuario no retiraba el vehículo una vez cargado sino que dejaba el coche estacionado por tiempo indefinido. Este uso impedía que otros conductores pudieran recargar su vehículo y disminuía la rotación de estos servicios públicos.

Ahora, con la aplicación para smartphone, el usuario pagará por el tiempo de descarga y GIC cobrará una sanción en función del tiempo que sobrepase del tramo contratado.

Esta metodología ya está funcionando en varios países de Europa, y viene a costar 1€/hora para la carga lenta, y entre 6€ y 10€/hora para la carga rápida.

Nuevos puntos de carga Shell

El responsable de comunicación y marketing de DISA, informó a este medio que tienen la intención de seguir instalando puntos de carga rápida en sus estaciones de servicio de Shell de la Comunidad de Madrid. A lo largo de 2017 se instalarán nuevos puntos en la capital y en áreas limítrofes como Valdebebas, Villaverde o Torrejón.

Preguntado sobre las actuaciones en la red de carreteras, Bonilla aseguró que estas infraestructuras llegarían con el tiempo, pero que por el momento y por la falta de un gran parque eléctrico, no son rentables.

banner-corp728x90

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here