Nissan Leaf noruego
Nissan Leaf noruego

Tras alcanzar el objetivo de 50.000 vehículos eléctricos vendidos, la pasada semana el gobierno noruego ha llegado a un acuerdo para modificar el sistema de ayudas y transformarlo en uno similar al que se ha implantado en otros países europeos.  

Hace unos días nos hacíamos eco de la venta del vehículo eléctrico número 50.000 en Noruega, con lo que el objetivo establecido se cumple casi dos años antes de la fecha límite prevista hace dos décadas, que era 2017. Como comentábamos, algunos opositores a estas medidas, a pesar de estar de acuerdo con los beneficios que esta política le ha traído al país, también han querido dejar claro el dinero que han costado a las arcas noruegas, que estiman en 500 millones de dólares.

Por esa razón a partir de ahora, muchos de los incentivos pueden modificarse o incluso desaparecer para convertirse en un sistema similar al de otros países europeos. Una de las primeras ayudas que desaparecerá será la que seguramente es la más importante de todas y la que más cuantía económica suponía a la hora de la compra, la exención del IVA. A partir de 2018 se implementará un sistema de ayudas a la compra similar al francés, o al español, aunque seguramente no tendrá caducidad anual como pasa en nuestro país.

Otro de las ayudas que se retirará será la exención en el pago del impuesto de circulación que  hasta el 31 de diciembre de 2017 se mantendrá como ahora, pero que el 1 de enero de 2018 quedará reducido al 50% hasta ser  eliminado totalmente en 2020, lo que da un margen de 5 años a la industria para adaptarse a la nueva situación. La decisión sobre el resto de incentivos como la circulación por carriles BUS, el aparcamiento gratuito y la autorización de aparcar en zonas de carga quedará abierta a la decisión de cada una de las autoridades locales.

segunda fase ayudas noruega - 700

Veremos si a partir de la fecha en la que las ayudas empiecen a disminuir también lo hacen las cifras de ventas de eléctricos, que hasta ahora no tenían comparación con ningún otro lugar del mundo. Veinte años de concienciación y una sociedad preocupada por el medioambiente son muchos años para que la cultura de la movilidad eléctrica no haya arraigado en los noruegos, o al menos eso esperamos.

Fuente: autoblog.com y L’Avere France

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here