ESCAPE, el vehículo autónomo made-in-Europe

ESCAPE es un proyecto de la European GNSS Agency (GSA) capaz de integrar las últimas tecnologías para el posicionamiento, enfocado hacia la  alta precisión, la alta disponibilidad y la máxima fiabilidad.

Los sistemas de conducción autónoma se basan en diferentes equipos montados en el coche como radares láser LIDAR, radares con diferente rango de actuación, cámaras, sensores. Además el geoposicionamiento y el correcto tratamiento de todos estos datos suponen una parte casi tan importante como la calidad del hardware. De nada sirve tener mucha información si no se gestiona de forma conveniente.

ESCAPE (European Safety Critical Applications Positioning Engine) es un proyecto de tres años de duración y en el que la Agencia Europea para los sistemas de navegación  global por satélite (GSA) ha invertido 5,4 millones de euros. Utiliza el sistema europeo de navegación por satélite Galileo aplicado a la conducción autónoma. Su objetivo es crear un motor de posicionamiento que estará finalizado en 2019 para aplicarlo a una conducción altamente automatizada y que puedan poner en peligro a personas y bienes.

escape

Enfocado hacia la hacia la  alta precisión, la alta disponibilidad y la máxima fiabilidad

La principal palabra clave de este nuevo paradigma es ‘safety-oriented’. ESCAPE integrará todas las fuentes de información para el posicionamiento y los servicios de alta precisión: múltiples constelaciones de satélites, múltiples frecuencias de señal y múltiples sensores a bordo incluyendo mapas. Está enfocado hacia la hacia la  alta precisión, la alta disponibilidad y la máxima fiabilidad.


ESCAPE está liderado por la empresa española Ficosa y cuenta con la colaboración de socios de toda Europa como GMV de España, Renault y IFSTTAR de Francia, STMicroelectronics y el Instituto Superiore Mario Boella de Italia. Permitirá un alto grado de fusión de datos con diferentes sensores de vehículos y la explotación de diferenciales tecnológicos clave como el servicio “Precise Point Positioning” (PPP), el uso potencial del modelo ionosférico de Galileo y la provisión de una “capa de integridad” para evaluar el grado de confianza que se puede asociar a la información de posición proporcionada por el dispositivo. El uso de la “capa de integridad” es crucial ya que en aplicaciones críticas para la seguridad a menudo se dice que es más importante saber si una información es de confianza o no que la información precisa en sí.

banner-corp728x90

No hay comentarios

Dejar respuesta