Elon Musk en el consejo de fabricación de Donald Trump
Reunión del Presidente Donald Trump con los líderes de negocios de Estados Unidos. Elon Musk, a la izquierda, en la Sala Roosevelt en la Casa Blanca en Washington el 23 de enero de 2017. Fotografía de Nicholas KAMM / AFP

Su desacuerdo con el abandono por parte de Estados Unidos de los acuerdos surgidos tras la COP21, Cumbre del Clima de París, ha llevado a Elon Musk a abandonar el equipo de asesores del presidente.

Tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca Elon Musk, junto a otros empresarios, entró a formar parte de los asesores del nuevo presidente. En concreto el CEO de Tesla se incorporó al Foro de Estrategia y al Consejo de Fabricación y del Manufacturing Council (algo así como un Consejo de fabricación de la administración). Una decisión por la que el directivo fue muy criticado y que él mismo justificó alegando que era importante estar presente en aquellos lugares donde se toman decisiones importantes y se sostienen opiniones diferentes.

Pero la última decisión tomada por Donald Trump parece ser la gota que colma el vaso de la paciencia de Musk que, unos minutos después del anuncio del presidente publicaba su decisión a través de su cuenta de Twitter: “Abandono el consejo presidencial. El cambio climático es real. Dejar París no es bueno para Estados Unidos ni para el mundo”. Un anuncio que no sorprende puesto que los días anteriores, antes de hacerse oficial la postura de Trump, Musk ya había amenazado con ello. Elon Musk no es el único  empresario que ha tomado esta decisión. Bob Iger, CEO de Disney, ha tomado la misma decisión.

En las horas que siguieron a la decisión de Trump Elon Musk ha escrito dos tweets más, explicando su decisión y su convencimiento de la necesidad de cumplir los acuerdos de París poniendo como ejemplo dos países como China e India.

La oposición a la decisión de Trump de abandonar París

La decisión de Trump está siendo muy criticada tanto por los medios de comunicación como por los políticos de todo el mundo y, de alguna forma, una especie de oposición está creciendo en el interior de Estados Unidos.

A los pocos minutos del anuncio del presidente, los demócratas de Nueva York, California y Washington han anunciado la creación de la “Alianza ara el clima”, por la que se comprometen a respetar los acuerdos de la COP 21 de París

¿Corre peligro el coche eléctrico?

El coche eléctrico crea opuestos de trabajo en suelo americano

Esta decisión tomada por Trump hace pensar si se resentirá el desarrollo del coche eléctrico en Estados Unidos y por contagio en el resto del mundo. Lo cierto es que el objetivo principal de este nuevo presidente es la promoción de la industria propia y la creación de puestos de trabajo en suelo americano. Planteado de esta forma Tesla, por ejemplo, empleará a miles de personas en su Gigafactoría de Nevada y es difícil imaginar que Trump vaya a ir en contra de ello, teniendo en cuenta además que en este aspecto también tiene mucho que ver la política de cada estado.

La Gigafactoría inicia la producción de celdas de batería
La Gigafactoría inicia la producción de celdas de batería

A nivel federal el riesgo más considerable al que se enfrenta el coche eléctrico es la eliminación de los 7.500 $ de ayuda que se ofrece desde la administración central. Una hipótesis poco probable ya que esta ayuda beneficia sobre todo a os vehículos producidos en suelo americano.

Un caso diferente es la inversión en proyectos de I+D relacionados con la movilidad eléctrica y financiados por la administración. Sin ir más lejos en los presupuestos de 2018 la EPA, la Agencia Medioambiental americana podría perder el 31 % de sus fondos y cerca de 3.200 empleos en los próximos años.


Gonzalo García Martínez

Movilidadelctrica.com

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here