El Robocar, sin conductor- supervisor, debuta en París

Robocar es la versión definitiva de los DevBot, sin cabina para un piloto supervisor, y con el diseño definitivo que se utilizará en el campeonato de coches autónomos y eléctricos que arrancará la próxima temporada.

Roborace debutó oficialmente en febrero antes de la celebración del ePrix de Buenos Aires. En ese caso los dos coches que salieron a la pista fueron los prototipos DevBot1 y DevBot2, todavía con un piloto supervisor en su interior, que no lograron terminar sanos la primera vuelta al circuito de Puerto Madero. El toque entre los dos hizo que DevBot2 golpease las defensas que protegían en monumento a las Nareidas, situado en una de las curvas.

El ePrix de París, celebrado este fin de semana, ha sido testigo del debut del coche real, conocido como Robocar, que será el protagonista de las carreras oficiales de coches eléctricos y autónomos que arrancarán con la próxima temporada de la Fórmula E.

El Robocar el el pitlane de París
El Robocar el el pitlane de París

Hasta ahora solo se habían mostrado en público los prototipos de demostración que vimos en Buenos Aires, mientras las pruebas con los bólidos reales se realizaban de forma privada. En París pudimos ver el diseño final de estos coches autónomos sin cabina, sin opción para la presencia de un humano.

El Robocar de demostración fue capaz de dar una vuelta completa al circuito a baja velocidad y acompañado en todo momento, por seguridad, por supervisores humanos.


Vídeo: Youtube (Roborace)


 

El coche circula en modo detección, el utilizado para ‘aprender’ su entorno. Aunque parezca que su funcionamiento es ridículamente lento Roborace anuncia nuevas actualizaciones para los próximos ePrix que se celebrarán este año. La verdadera prueba llegará cuando los equipos puedan comenzar a desarrollar su propio software para los Robocar. La competitividad les conducirá a tomar riesgos, a buscar oportunidades de adelantamiento y a encontrar la manera de disminuir los tiempos por vuelta.

Los Robocar cuentan con cuatro motores eléctricos de 300 kW de potencia y su batería es capaz de suministrar hasta 540 kW (724 CV). Son capaces de alcanzar los 320 km/h, gracias a su aerodinámica y a su poco peso, que es de aproximadamente1.000 kilogramos.

Para detectar la pista, los rivales y su posición cuenta con cinco radares LIDAR, 2 radares, 18 sensores de ultrasonidos, dos sensores ópticos, 6 cámaras y sistemas de posicionamiento GNSS, todo ello controlado por el cerebro principal. Un ordenador Nvidia DRIVE PX2.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here