El problema del silencio

0
371

El pasado 21 de febrero, la Comisión Europea comunicó al Parlamento Europeo su posición con respecto a la reducción del nivel sonoro de los vehículos a motor y sobre la instalación de dispositivos generadores de sonido (sistema de aviso acústico de vehículo» o «SAAV») en los vehículos eléctricos híbridos y eléctricos puros, lo que los harían más perceptibles para los peatones y los ciclistas.

Lo que en un principio partió de la Comisión como un equipamiento opcional, se ha convertido en obligatorio tras la enmienda del Parlamento Europeo que exige la instalación obligatoria del SAAV en los vehículos eléctricos e híbridos. Esta obligatoriedad se llevaría a cabo en 2 fases: la primera en tres años y la segunda en 5 años una vez publicada la normativa en el Diario Oficial. El plazo de 3/5 años, permitirá preparar requisitos técnicos más detallados sobre la aprobación de ese tipo de sistemas y dará tiempo a la industria para que adapte sus productos a los nuevos requisitos.

El sonido del silencio

Si hay algo que realmente diferencia a un vehículo eléctrico de uno convencional es precisamente su silencio de marcha. Comentaba Luis Valerio, responsable de vehículo eléctrico de Renault, durante una reciente entrevista que, cuando uno conduce un eléctrico deja a un lado el estrés y la agresividad. Coincidíamos en que buena parte de los motivos por los que nos relajamos al conducir este tipo de coches es por el silencio en la conducción. El ruido “in crescendo” de los automóviles de combustión nos da una referencia de la marcha en la que conducimos y de la velocidad que estamos alcanzando, pero cuando conducimos un eléctrico esa sensación se diluye y sólo queda la de la suavidad, el confort de marcha y la sensación de tranquilidad.

Posibles atropellos

El motivo según el Parlamento Europeo es evitar los posibles atropellos por negligencia de peatones y ciclistas, que no están acostumbrados a la falta de ruido en un vehículo que circula por la ciudad. Precisamente estamos tan acostumbrados a lo contrario que ya no necesitamos mirar a uno y otro lado de la calzada para cruzar para saber que se aproxima un vehículo. Desde luego la norma puede estar justificada para prevenir posibles accidentes, pero de lo que no cabe duda es de que es una lástima que los vehículos eléctricos tengan que hacer ruido obligatoriamente.

Espero que no nos obliguen a emitir humo artificialmente cuando no veamos la contaminación en nuestras ciudades.

banner-corp728x90

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here